Dos especialistas en ARNm reciben el Nobel de Medicina

  • Aude Lecrubier
  • Noticias de Medscape
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Suecia - La investigadora de origen húngaro Katalin Karikó y el médico-investigador estadounidense Drew Weissman han sido galardonados con el Premio Nobel de Fisiología o Medicina 2023 por sus descubrimientos que condujeron al desarrollo de vacunas de ARN mensajero (ARNm) contra la COVID-19.

"A través de sus descubrimientos pioneros, que han cambiado nuestra comprensión de cómo el ARNm interactúa con nuestro sistema inmunitario, los galardonados han contribuido al ritmo sin precedentes de desarrollo de vacunas durante una de las mayores amenazas para la salud humana en los tiempos modernos", afirma el Instituto Karolinska de Estocolmo en su anuncio.

Una historia larga

Los científicos señalan que la tecnología que ahora ha sido recompensada con dos Premios Nobel no surgió de la noche a la mañana. "Modificamos el ARNm y conseguimos los honores, pero las vacunas se basan en más de veinte años de trabajo de Kati y mío y en el trabajo de cientos, si no miles, de otros científicos", comenta Drew Weissman para el New York Times.

La historia se remonta a los años 80, con la llegada de la transcripción in vitro, que permite producir ARNm sin necesidad de cultivos celulares. Nació la idea de utilizar el ARNm para vacunas y tratamientos, pero pronto se topó con una serie de obstáculos.

El ARNm transcrito in vitro se considera inestable y difícil de administrar, lo que exige el desarrollo de sofisticados sistemas portadores lipídicos para encapsular el ARNm. Además, el ARNm producido in vitro provoca reacciones inflamatorias...

Aunque la financiación es difícil de conseguir, la bioquímica Katalin Karikó, que se dedica a desarrollar métodos para utilizar el ARNm con fines terapéuticos, persevera en su investigación.

Cuando era profesora ayudante en la Universidad de Pensilvania, se asoció con el inmunólogo Drew Weissman, interesado en las células dendríticas, que desempeñan un papel importante en la vigilancia inmunitaria y la activación de respuestas inmunitarias inducidas por vacunas.

Lo que siguió fue una "fructífera colaboración, centrada en cómo distintos tipos de ARN interactúan con el sistema inmunitario", informa el Instituto Karolinska.

Inicialmente, Katalin Karikó y Drew Weissman observaron que las células dendríticas reconocían el ARNm transcrito in vitro como una sustancia extraña, lo que provocaba su activación y la liberación de moléculas de señalización inflamatoria.

Se preguntaban por qué el ARNm transcrito in vitro era reconocido como extraño, mientras que el procedente de células de mamífero no provocaba la misma respuesta.

Katalin Karikó y Drew Weissman investigaron qué distingue a los distintos tipos de ARNm y descubrieron que la respuesta inflamatoria prácticamente se suprime cuando se incluyen modificaciones nucleotídicas básicas en el ARNm.

"Son resultados fundamentales que se publicaron en 2005, quince años antes de la pandemia de la COVID-19", subraya el Instituto Karolinska.

Posteriormente, en otros estudios publicados en 2008 y 2010, Katalin Karikó y Drew Weissman demostraron que la administración de ARNm generado con estas modificaciones de bases aumentaba significativamente la producción de proteínas en comparación con el ARNm no modificado.

El interés por la tecnología del ARNm empezó a crecer y, en 2010, varias empresas trabajaban en el desarrollo de ARNm que pudieran utilizarse con fines farmacéuticos.

Pero fue durante la pandemia de la COVID-19 cuando las dos vacunas basadas en ARNm modificado que codificaba la proteína de superficie del SARS-CoV-2, Comirnaty y Spikevax, "se desarrollaron a una velocidad récord y marcaron la diferencia", señala el Comité Nobel.

Bibliografías

Katalin Karikó nació en 1955 en Szolnok (Hungría). Se doctoró en la Universidad de Szeged en 1982 y realizó una investigación posdoctoral en la Academia Húngara de Ciencias de Szeged hasta 1985. A continuación, realizó investigaciones posdoctorales en la Universidad Temple de Filadelfia y en la Universidad de Ciencias de la Salud de Bethesda. En 1989 fue nombrada profesora adjunta en la Universidad de Pensilvania, donde permaneció hasta 2013. A continuación, pasó a ser vicepresidenta y luego vicepresidenta sénior de BioNTech RNA Pharmaceuticals. Desde 2021, es profesora de la Universidad de Szeged y profesora adjunta de la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania.

Drew Weissman nació en Lexington, Massachusetts, en 1959. Se licenció y doctoró en Medicina por la Universidad de Boston en 1987. Recibió formación clínica en el Centro Médico Beth Israel Deaconess de la Facultad de Medicina de Harvard y realizó investigaciones postdoctorales en los Institutos Nacionales de Salud de Esados Unidos (NIH). En 1997, Drew Weissman estableció su grupo de investigación en la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania. Es Catedrático de la Familia Roberts de Investigación sobre Vacunas y Director del Penn Institute for RNA Innovations.

Este contenido fue publicado originalmente en Medscape en francés, parte de la Red Profesional de Medscape.