Dos de cada tres mujeres jóvenes en España tienen miopía


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El 65,4% de las mujeres jóvenes españolas, es decir entre 17 y 27 años, padecen miopía, frente al 54,7 de los hombres, según muestran los datos del estudio “Prevalencia de la miopía entre los jóvenes en España, 2018”, elaborado por la Asociación Visión y Vida.

En concreto, los datos ha mostrado que el 60% de los jóvenes tiene miopía, una alteración ocular que es considera como una "pandemia", según ha declarado el presidente de la asociación, Salvador Alsina, durante la rueda de prensa de este viernes para presentar dicho estudio.

Ha señalado que "no es solo un problema en Europa sino en todo el mundo, y los más afectados son los países asiáticos", porque "hay evidencias donde se pueden llegar incluso en un 90% de miopía entre sus jóvenes".

"Estos países han tomado algunas medidas como que los techos de ciertas escuelas son de cristal, y hay actividades al aire libre, y todo se debe probablemente al hecho de que los hábitos han cambiado, somos más sedentarios", y "hay mas uso de medios electrónicos", ha continuado.

En esta línea, los datos han puesto de manifiesto que en la generación de universitarios - hasta los 27 años -, el 45,6% han tenido su primer móvil entre los 6 y los 12 años, es decir, en Primaria. Año tras año esta edad se va reduciendo, llegando así hasta los llamados “nativos digitales”.

Además, las mujeres hacen más uso intensivo del móvil, pues más del 85,7% lo utiliza más de dos horas diarias, frente al 71,3% de los hombres. Y los datos han aumentando según el tiempo que se pasa frente a la pantalla, pues el 59% de las jóvenes usan el teléfono más de cuatro horas, y en el caso de los hombres los datos se sitúan en un 39,8, ha explicado Elisenda Ibáñez, diplomada en Óptica y Optometría y Coordinadora de Visión y Vida, quien ha señalado que "cada vez charlamos más pero vemos menos".

Este uso intensivo de los móviles se une a otros usos de la visión próxima, como el ordenador, usado por la mitad de los jóvenes entre 2 y 4 horas al día, y la lectura o el estudio en papel, para lo que dedican entre 1 y 4 horas al día.

Así, se puede ver que el 66,5% de mujeres y 74,6% de hombres dedican menos de 7 horas a la semana estar al aire libre. Además, el 46, 2 de las mujeres jóvenes y el 33,7% de los hombres no dedican ni siquiera una hora al día a practicar algún deporte de exterior. Estos estilos de vida están dañando su salud visual y, en mayor medida, está afectando a las mujeres, cuyas tasas de miopía son mayores.

Durante los cinco años comprendidos en el estudio - 2012-2017-, el promedio de incremento es de -1,75 dioptrías (dpt.), pasando de -1,63 dpt. en el ojo derecho y -1,66dpt. en el ojo izquierdo en el año 2012 a -3,38dpt. en el ojo derecho e izquierdo en el año 2017.

En este sentido, a más del 10% de los nacidos digitales les ha aumentado la miopía entre -3,00 y -3,75 dioptrías, lo que significa un incremento aproximado de -0,75 dioptrías anuales.

Un 28,2% ha visto aumentar su miopía en el ojo derecho y un 27,1% en el izquierdo entre -2,00 y -2,75 dioptrías. Es decir, -0,50 dioptrías al año. El grueso de la muestra sería aquel al que la miopía le ha aumentado entre -1,00 y -1,75 dioptrías; representando un 36% del total.

En este informe se ha observado que las nuevas generaciones presentan desde edades más tempranas, entre los 7 y 12 años, una mayor graduación -0,5dpt. más- que una generación atrás se tenía en la universidad.

"Muy pocas personas son conscientes de los riesgos asociados a la alta miopía o miopía magna, que es aquella de más de 6 dioptrías; el 40% de los miopes de más de 8 dioptrías corre el riesgo de sufrir patologías en la zona central de su retina, lo que conduce a la pérdida de visión", ha señalado Mercè Morral, oftalmóloga especializada en córnea y cirugía refractiva del Instituto de Microcirugía Ocular.

Por ejemplo, entre el 60 y 70% de los pacientes con desprendimiento de retina "son miopes o el 20% de los casos de cataratas en edades más jóvenes derivan de una alta miopía. Así, la ceguera se estima que afecta al 10% de personas con más de 15 dioptrías", ha continuado.

El vicepresidente de la Academia Europea de Ortoqueratología y profesor de Grado de Óptica en la Facultad de Terrassa (UPC), Joan Pérez Corral, ha explicado que las lentes de Orto-k u ortoqueratología consiguen, gracias a la forma en la que enfocan la luz en la retina, frenar el crecimiento de la miopía hasta en un promedio del 41%.

"Las lentes Orto-k permiten que el niño use unas lentillas especiales durante la noche y disfrute de buena visión durante todo el día. Además, su miopía irá disminuyendo noche a noche y su salud ocular estará monitorizada", según el doctor, quien además a argumentando que de esta forma se asegura que la lentilla se ponga y se quite en el domicilio.

Analizando el resto de soluciones disponibles para controlar esta pandemia, el doctor César Villa, Fellow de la Academia Americana y Europea de Optometría y catedrático en la UEM, ha manifestado que "el uso de estas lentes es ideal para aquellos miopes menores de 10 años, porque sabemos que son los casos en los que habrá una fuerte evolución, por lo que es importante mantener su miopía por debajo de las 5 dioptrías".

Así, ha seguido señalando que "un paciente con más de 7 dioptrías multiplicará por 44,2 las posibilidades de sufrir un desprendimiento de retina y por 126,6 las de maculopatía miópica. Con estas lentes podemos controlar su incremento, de media, hasta en un 49%".

Por su parte, Olga Esteban, directora de Confort Visión y ex Vicepresidenta de la Sociedad Internacional de Optometría y Desarrollo del Comportamiento (SIODEC) ha añadido que "la terapia visual normaliza todas las funciones visuales que afectan a las dificultades de aprendizaje en el caso de los niños".

Finalmente, Mercedes Aguirre, directora de I+D en Nua Biological Innovations, explicó por videoconferencia que "la seguridad e integridad de su salud ocular se pueden ver comprometidas por un exceso de azúcar, como ocurre en el caso de los diabéticos, una alimentación muy grasa, que puede impedir la circulación normal de la sangre por los vasos sanguíneos del ojo, o un aporte insuficiente de vitaminas, que puede dañar las estructuras del ojo".