Dolor musculoesquelético crónico y comorbilidades

  • Jennifer Blair
  • Resúmenes de artículos
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Conclusión práctica

  • Los pacientes con dolor musculoesquelético crónico sufren una mayor carga de síntomas de salud mental, fatiga y trastornos del sueño.

Relevancia

  • En estos hallazgos se subraya la importancia de vigilar y abordar las comorbilidades para mejorar la capacidad de los pacientes para sobrellevar y recuperarse del dolor.

Diseño del estudio

  • Estudio de cohortes transversal multiconsultorio noruego con 969 pacientes de atención primaria de 21 a 58 años (mediana de edad, 46 años; Estudio de Coordinación de Equipos de Atención Primaria en Salud).
  • Criterios principales de valoración: ansiedad y depresión (escala de ansiedad y depresión hospitalaria), fatiga (cuestionario de fatiga de Chalder) y trastornos del sueño (índice de gravedad del insomnio) en la última semana o el último mes.
  • Financiación: Fondo Noruego para la Formación de Postgrado en Fisioterapia; otros.

Resultados fundamentales

  • El 53,4 % de la cohorte declaró sufrir dolor musculoesquelético crónico (dolor y/o rigidez relacionados con el sistema musculoesquelético, de forma continua durante ≥3 meses durante el último año).
  • La mayor parte tenía de 3 a 5 sitios de dolor (41,4 %), y los sitios de dolor más comunes fueron la parte inferior de la espalda (45,5 %) y el tórax/abdomen (34,0 %).
  • El 46,0 % de los pacientes informó que actualmente tenía poco o ningún dolor, el 37,7 % dolor de bajo a moderado, el 14,1 % dolor intenso y el 0,6 % dolor intenso o el peor de todos.
  • En relación con los iguales no afectados, los pacientes con dolor musculoesquelético crónico presentaban puntuaciones medias significativamente más altas de ansiedad (5,4 frente a 3,7), depresión (3,4 frente a 2,0), fatiga física (9,7 frente a 7,3), fatiga mental (4,6 frente a 3,9) y trastornos del sueño (8,1 frente a 4,4).
  • Cuantos más sitios de dolor tenían los pacientes (p < 0,01) y mayor era la intensidad del dolor (p < 0,001), mayores eran sus puntuaciones para cada una de las comorbilidades anteriores.

Limitaciones

  • Existe la posibilidad de una causalidad inversa.
  • Una gran proporción de médicos de atención primaria y pacientes se negaron a participar.
  • La autodeclaración puede haber influenciado los hallazgos.