Dolor de garganta o ronquera persistentes se encuentran entre los síntomas del cáncer de cabeza y cuello


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El cáncer de cabeza y cuello comienza a manifestarse a través de síntomas como la no cicatrización de las úlceras o llagas en la boca, el continuo dolor de garganta o dificultad de tragar, la ronquera persistente, bultos en el cuello y una obstrucción de la nariz, pero si alguno de ellos dura más de tres semanas hay que acudir directamente a un especialista, según ha señalado el jefe de servicio de Oncología Médica del Hospital Clínico San Carlos, de Madrid, Pedro Pérez segura.

"Se debe reconocer que si algunos de estos síntomas perduran durante tres semanas, al menos, es el momento para que el medico de familia derive al especialista". Por ello, reconocerlos a tiempo aumenta la posibilidad de supervivencia hasta un 80 u 90%, según ha declarado la presidenta de la Fundación Merck Salud, Carmen González Madrid, durante la rueda de prensa para presentar su campaña “Make Sense”, junto con la Sociedad Europea de Cáncer de Cabeza y Cuello.

En concreto este cáncer -que compone desde la cavidad oral, labios, senos para nasales, boca, glándulas salivales, garganta y laringe- no es infrecuente, según Pérez-Segura, ya que afecta a unas 11.000 personas en España cada año, convirtiéndose en el sexto más común en nuestro país, y el séptimo en Europa.

De igual modo, esta enfermedad representa el 5% de todos los tumores detectados a nivel global, y es responsable de 376.000 muertes en todo el mundo. Sin embargo, a pesar de tener una gran prevalencia, a nivel social sigue siendo un gran desconocido, teniendo varios estigmas sociales.

"La asociación del cáncer con determinados hábitos de vida ha hecho que sea una enfermedad de la que no se quiere hablar. Sin embargo, una detección precoz de los tumores en el área de otorrinolaringología puede conseguir la curación en un porcentaje muy alto de los casos, por lo que es muy importante acudir al médico ante síntomas continuados a nivel oral o laríngeo", ha especificado Pérez-Segura.

El perfil del paciente con cáncer de cabeza y cuello es de un hombre mayor con hábitos de vida tóxicos, es decir, fumador y bebedor por encima de los niveles señalados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), e incluso con una mala higiene bucal.

Sin embargo, este paradigma ha cambiado en los últimos 20 años, pues se está "viendo una tendencia en pacientes más jóvenes y cada vez hay más mujeres diagnosticadas, así como hay un incremento claro de los cánceres asociados del virus del papiloma humano frente a lo que es el consumo de tabaco", ha explicado el citado especialista.

De igual modo, el virus del papiloma humano -que puede transmitirse a través de la práctica de sexo oral sin precauciones- es otra de las causas de su aparición.

El tratamiento de este tipo de cáncer es multidisciplinar y depende de lo extendido que esté, y de las posibilidades de preservar la función del órgano afectado.

Pero casi siempre en los pacientes con tumores más localizados se aplica cirugía o radioterapia, mientras que en aquellos más avanzados habitualmente se emplea radioterapia en combinación con quimioterapia o anticuerpos monoclonales. Según ha informado el doctor, en los casos donde el cáncer este en unas fases muy avanzada, existe la posibilidad de utilizar la imnunoterapia.