Distintos alimentos parecen relacionarse con el riesgo de diferentes tipos de ictus (Eur Heart J)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Distintos tipos de alimentos están relacionados con los riesgos de diferentes tipos de ictus, según el estudio más grande realizado sobre el tema, publicado en el European Heart Journal.

Hasta ahora, la mayoría de estudios han analizado la asociación entre la comida y el ictus total (todos los tipos de ictus combinados), o se han centrado solo en el ictus isquémico. Sin embargo, el estudio actual, sobre una muestra de más de 418.000 personas de nueve países europeos, investigó el ictus isquémico y el ictus hemorrágico por separado.

El estudio encontró que, si bien el consumo elevado de frutas, verduras, fibra, leche, queso o yogur se relacionó con un menor riesgo de ictus isquémico, no hubo una asociación significativa con un menor riesgo de ictus hemorrágico. Sin embargo, un mayor consumo de huevos se asoció con un mayor riesgo de ictus hemorrágico, pero no con ictus isquémico.

Tammy Tong, primera autora y epidemióloga nutricional de la Universidad de Oxford (Reino Unido), destaca que "el hallazgo más importante es que el mayor consumo de fibra dietética y frutas y verduras estuvo fuertemente asociado a menores riesgos de ictus isquémico, lo que respalda las directrices europeas actuales".

Por ello, recuerda que se debe recomendar al público en general que aumente su consumo de fibra y frutas y verduras, si aún no cumplen con estas directrices.

"Nuestro estudio también destaca la importancia de examinar los subtipos de accidente cerebrovascular por separado, ya que las asociaciones dietéticas difieren para el ictus isquémico y hemorrágico -continúa-, y es coherente con otra evidencia, que muestra que otros factores de riesgo, como los niveles de colesterol u obesidad, también influyen en los dos subtipos de ictus de manera diferente".

La cantidad total de fibra (incluida la de frutas, verduras, cereales, legumbres, nueces y semillas) que las personas comieron se asoció a la mayor reducción potencial en el riesgo de ictus isquémico. Cada 10 gramos más de ingesta de fibra al día se asoció con un riesgo 23% menor, lo que equivale a alrededor de dos casos menos por cada 1.000 de la población durante diez años.

Las frutas y verduras por sí solas se asociaron con un riesgo 13% menor por cada 200 gramos ingeridos al día, lo que equivale a un caso menos por 1.000 de la población durante diez años. Ningún alimento se relacionó con un mayor riesgo estadísticamente significativo de ictus isquémico.

Los investigadores encontraron que por cada 20 gramos extra de huevos consumidos al día había un riesgo 25% mayor de ictus hemorrágico, equivalente a 0,66 casos adicionales por cada 1.000 (o alrededor de dos casos por cada 3.000) de la población durante diez años. Un huevo promedio de gran tamaño pesa aproximadamente 60 gramos y el consumo de huevo en el estudio EPIC fue bajo en general, con un promedio de menos de 20 gramos al día.

Los investigadores dicen que las asociaciones que encontraron entre los diferentes alimentos y el ictus isquémico y hemorrágico podrían explicarse en parte por los efectos sobre la presión arterial y el colesterol.

Tong y colegas analizaron datos de 418.329 hombres y mujeres en nueve países (Dinamarca, Alemania, Grecia, Italia, Países Bajos, Noruega, España, Suecia y el Reino Unido) que fueron reclutados para la Investigación prospectiva europea sobre cáncer y nutrición (EPIC) entre 1992 y 2000 y fueron seguidos durante un promedio de 12,7 años. Durante este tiempo, hubo 4.281 casos de ictus isquémico y 1.430 casos de ictus hemorrágico.