Diferentes especies de bacterias pueden invadir las paredes de la vejiga y causar infecciones urinarias (J Mol Biol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Diferentes especies de bacterias pueden invadir las paredes de la vejiga y causar infecciones urinarias en mujeres posmenopáusicas, según sugiere un estudio realizado por investigadores de Estados Unidos, publicado en el Journal of Molecular Biology.

El tratamiento de la infección urinaria es la razón más común para las prescripciones de antibióticos en adultos mayores. "La infección urinaria recurrente reduce la calidad de vida, supone una carga importante para el sistema de atención médica y contribuye a la resistencia a los antimicrobianos", explican los autores.

En este sentido, su estudio ha mostrado que varias especies de bacterias pueden abrirse camino dentro del área de superficie de la vejiga humana en pacientes con infección urinaria recurrente. Además, han observado que la diversidad bacteriana, la resistencia a los antibióticos y la respuesta inmune adaptativa pueden jugar un papel importante en esta enfermedad.

Desde la llegada de los antibióticos en la década de 1950, los pacientes y los médicos han confiado en los antibióticos para el tratamiento de las infecciones de las vías urinarias. Sin embargo, a medida que pasaba el tiempo, surgieron problemas importantes de alergia y resistencia a los antibióticos, lo que llevó a situaciones muy difíciles y complejas para las que quedan pocas opciones de tratamiento y la vida de uno puede estar en peligro.

Las infecciones urinarias son uno de los tipos más comunes de infecciones bacterianas en las mujeres, ya que representan casi el 25% de todas las infecciones. La recurrencia puede variar desde 16 a 36% en mujeres premenopáusicas hasta 55% después de la menopausia.

Los factores que se cree conducen a tasas más altas de infecciones urinarias en mujeres posmenopáusicas incluyen prolapso de órganos pélvicos, diabetes, falta de estrógeno, pérdida de Lactobacilli en la flora vaginal y aumento de la colonización de los tejidos que rodean la uretra por Escherichia coli.

En este sentido, en el nuevo trabajo se han analizado las bacterias en las biopsias de vejiga de 14 pacientes con infecciones urinarias recurrentes utilizando marcadores fluorescentes específicos, una técnica que no se había utilizado para buscar bacterias en el tejido de la vejiga humana.

"Las bacterias que observamos son capaces de infiltrarse profundamente en el tejido de la pared de la vejiga, incluso más allá de la capa de urotelio. También descubrimos que la respuesta inmune adaptativa es bastante activa en las infecciones urinarias humanas", explican los investigadores.