Dietas saludables también se asocian a un menor riesgo de pérdida auditiva (Am J Epidemiol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores del Brigham and Women's Hospital de Boston (Estados Unidos) han descubierto que una dieta saludable también tiene un efecto beneficioso sobre la audición, ya que han comprobado que puede reducir el riesgo de pérdida auditiva adquirida, según una nueva investigación que publican en el American Journal of Epidemiology.

Utilizando datos longitudinales recopilados en el Estudio de Conservación de la Audición del Estudio de Salud de Enfermeras II (CHEARS), examinaron los cambios durante tres años en la sensibilidad auditiva y descubrieron que las mujeres cuya alimentación se adhería más estrechamente a los patrones dietéticos saludables comúnmente recomendados, como la dieta para la hipertensión DASH, la dieta mediterránea alternativa y el Índice Saludable Alternativo 2010 (AHEI-2010), tenían un riesgo sustancialmente menor de disminución de la sensibilidad auditiva.

"Una percepción común es que la pérdida auditiva es una parte inevitable del proceso de envejecimiento. Sin embargo, nuestra investigación se centra en identificar factores de riesgo potencialmente modificables, es decir, cosas que podemos cambiar en nuestra dieta y estilo de vida para prevenir la pérdida auditiva o retrasar su progresión -explica el autor principal Sharon Curhan-. Los beneficios de la adherencia a patrones dietéticos saludables se han asociado con numerosos resultados positivos para la salud y comer una dieta saludable también puede ayudar a reducir el riesgo de pérdida auditiva".

"La edad media de las mujeres en nuestro estudio fue de 59 años, una edad más joven que cuando muchas personas piensan en revisar la audición –apunta el investigador-. Después de solo tres años, el 19% tenía pérdida auditiva en las frecuencias bajas, el 38% en las frecuencias medias y casi la mitad tenía pérdida auditiva en las frecuencias más altas, empeorando considerablemente su sensibilidad auditiva, la pérdida auditiva entre muchos de estos participantes generalmente no se detectaría ni se abordaría".