Dietas saludables se asocian a un menor riesgo de carcinoma basocelular (Am J Clin Nutr)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores del CIBEROBN y de la Universidad de Milán (Italia) han relacionado el seguimiento de dietas saludables con un riesgo reducido de desarrollar carcinoma basocelular, el tipo de cáncer de piel más frecuente, que se suele desarrollar en zonas del cuerpo expuestas al sol.

En su trabajo, publicado en el American Journal of Clinical Nutrition, el grupo de expertos investigó la adherencia a tres patrones dietéticos de alta calidad: mediterráneo, DASH y provegetariano, en 22.492 personas entre 1999 y 2016 del Proyecto SUN.

Oobservaron que las personas que se encontraban en los índices más altos de adhesión a la dieta mediterránea tuvieron un riesgo un 72% menor de desarrollar este cáncer de piel a igualdad de exposición solar y antecedentes familiares. En el caso de la dieta DASH, esta reducción del riesgo fue del 68%, mientras que no se encontró asociación entre un patrón dietético provegetariano y el riesgo de carcinoma basocelular.

Maira Bes-Rastrollo, investigadora del CIBEROBN, coordinadora del estudio y catedrática de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra, apunta que "el menor riesgo de carcinoma basocelular asociado con estos patrones dietéticos parece estar relacionado con el consumo de frutas y productos lácteos bajos en grasa, aunque también es posible que otros grupos de alimentos tengan pequeños efectos individuales que son visibles solo como parte de un patrón dietético general, cuando se consideran los efectos acumulativos y sinérgicos".

Los participantes completaron al inicio del estudio un cuestionario sobre sus hábitos alimentarios, estilos de vida y condiciones de salud, y proporcionaron además información sobre su historial de quemaduras solares y sus antecedentes familiares de cáncer de piel. Esta información se actualizó cada 2 años, de forma que, durante el período de observación, los expertos identificaron 101 nuevos casos de carcinoma basocelular y los compararon con 404 sujetos libres de enfermedad.

"Hasta donde sabemos, este es el primer estudio que investiga la asociación de diferentes patrones dietéticos saludables con el riesgo de carcinoma basocelular en una población cuyos antecedentes de exposición al sol y antecedentes familiares de cáncer de piel fueron documentados", explica Alessandro Leone, primer autor del artículo.

Aun así, los científicos advierten de que se necesitan estudios confirmatorios antes de utilizar estos hallazgos para respaldar recomendaciones dietéticas específicas con el objetivo de prevenir el carcinoma de células basales.