Dieta equilibrada y ejercicio no previenen la diabetes gestacional (Cell Metab)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Una dieta equilibrada y la práctica de ejercicio no previenen la aparición de la diabetes gestacional, según un estudio de la Universidad Estatal de Louisiana (Estados Unidos) publicado en Cell Metabolism, lo que sugiere que este enfoque preventivo no funciona.

"Nuestros datos sugieren que en el embarazo el balance de energía, las calorías ingeridas frente a las calorías quemadas, puede no determinar el desarrollo de diabetes gestacional. Creemos que hay diferentes tipos de diabetes gestacional que justifican diferentes enfoques de tratamiento y prevención", ha explicado una de las autoras, Leanne Redman.

La diabetes gestacional conduce a problemas de salud para la madre y el hijo que pueden extenderse más allá del embarazo. Entre otras cosas, aproximadamente el 50% de las mujeres con diabetes gestacional desarrolla diabetes tipo 2, según los CDC estadounidenses.

Además, los niños expuestos a la diabetes gestacional también son más proclives a tener diabetes tipo 2 y un riesgo alto de sobrepeso y obesidad.

El estudio se ha desarrollado durante los últimos cinco años y en él han participado más de 5.000 gestantes, que han participado en ensayos clínicos centrados en limitar la ganancia de peso para prevenir la diabetes gestacional.

Sin embargo, las madres que mejoraron sus dietas, comieron menos e incrementaron su actividad física también desarrollaron diabetes gestacional en la misma proporción que las mujeres que no cambiaron su dieta ni sus niveles de actividad.

"Prevenir la diabetes gestacional no es tan simple como reducir la ganancia de peso", indica el coautor del estudio, Jasper Most. "Puede requerir abordajes más individualizados basados en los factores de riesgo de cada persona", añade.

Por ejemplo, algunas mujeres pueden desarrollar diabetes gestacional porque su páncreas no se adapta adecuadamente a producir insulina adicional para cubrir la demanda incrementada del mismo durante el embarazo, apunta Most. Otras pueden desarrollar la enfermedad porque sus músculos e hígado se vuelven resistentes a la insulina.

El estudio también incluyó a 62 mujeres con obesidad, de las que 9 desarrollaron diabetes gestacional. De la investigación se desprende que los principales factores de riesgo para la diabetes gestacional, como el exceso de grasa y la resistencia a la insulina, fueron evidentes ya al principio del embarazo.

Para Redman, los resultados del estudio no significan que las mujeres embarazadas deban abandonar sus esfuerzos para comer de forma más saludable y ser físicamente activas. "Pero subrayan la necesidad de comprender mejor la forma en que se desarrolla la diabetes gestacional en mujeres con obesidad", concluye.