Detectados casi 200 casos de hepatitis aguda grave de etiología desconocida en pacientes pediátricos en todo el mundo

  • Lucy Hicks

  • Maria Baena
  • Noticias de Medscape
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Según el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC), se han notificado casi 200 casos de hepatitis aguda grave de etiologia desconocida en población pediátrica en todo el mundo.

Hasta el 20 de abril se habían notificado 111 casos en el Reino Unido y hasta el 27 de abril 55 casos en 12 países de la Unión Europea: Austria, Bélgica, Dinamarca, Francia, Alemania, Irlanda, Italia, Países Bajos , Noruega, Polonia, Rumanía y España. Se han detectado 12 casos en Israel y uno en Japón.

En Estados Unidos, ha habido 9 casos en Alabama, 2 casos en Carolina del Norte y 3 casos en Illinois. Wisconsin anunció el 27 de abril que el Estado estaba investigando al menos 4 casos similares y, según el Departamento de Servicios de Salud de Wisconsin, se ha informado de un fallecimiento.

17 pacientes requirieron un trasplante de hígado, según una alerta de la Organización Mundial de la Salud (OMS) del 23 de abril, y un niño murió, aunque la alerta no especificó dónde ocurrió el fallecimiento. El Departamento de Servicios de Salud de Wisconsin no confirmó si el fallecimiento notificado se incluyó en el anuncio de la OMS o si es por separado.

Se han notificado casos en pacientes en el rango de edad de 1 mes a 16 años.

Estos casos han dado negativo en las pruebas de hepatitis A, B, C, D y E, los virus más comunes que pueden causar hepatitis aguda. Los patógenos más comunes en estos casos han sido adenovirus y SARS-CoV-2, según el ECDC.

Se ha descartado cualquier vínculo entre estos casos y la vacunación contra la COVID-19, indicó la alerta de la OMS, porque "la gran mayoría de los niños afectados no recibieron la vacuna contra la COVID-19".

Alrededor del 75 % de los niños afectados en Inglaterra y el 50 % de los casos en Escocia han dado positivo por adenovirus, lo que sugiere que puede haber una conexión entre estos casos de hepatitis grave y el virus. Si bien el adenovirus puede causar hepatitis en los niños, por lo general solo ocurre en población inmunocomprometida. Estos casos recientes generalmente han sido en "población pediátrica previamente sana", según el ECDC y la OMS.

"La principal hipótesis actual es que un cofactor que afecta a los niños pequeños que tienen una infección por adenovirus, que sería leve en circunstancias normales, desencadena una infección más grave o un daño hepático mediado por el sistema inmunitario", indicó la alerta del ECDC.

El 29 de abril la Organización Panamericana de la Salud (OPS) emitió una alerta epidemiológica que confirma la notificación mundial de 169 casos, de 85 a los que se les realizó prueba 74 resultaron positivos a adenovirus (18 a adenovirus de tipo 41).

Nueva información clínica de Alabama

Un nuevo informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos sugiere que no hay conexión entre los nueve casos en Alabama y la COVID-19. Todos los pacientes dieron negativo para el SARS-CoV-2 y no tenían antecedentes de COVID-19, según el Informe semanal de morbilidad y mortalidad publicado el 29 de abril. Los casos se identificaron entre octubre y noviembre de 2021.

Todos los casos ocurrieron en pacientes menores de 6 años y la mediana de edad de los pacientes al ingreso fue de 2 años y 11 meses.

Los vómitos y la diarrea fueron los síntomas iniciales más comunes y, al examinarlos, la mayoría tenía ictericia y hepatomegalia.

Todos los pacientes procedían de diferentes partes del estado y no hubo vínculos epidemiológicos entre los casos.

Todos los pacientes dieron positivo para adenovirus, 6 dieron positivo para el virus de Epstein-Barr (más tarde se determinó que se debían a infecciones previas) y 4 tenían enterovirus/rinovirus. 2 pacientes requirieron trasplantes de hígado y todos se han recuperado o se están recuperando, según el informe.

"Este grupo, junto con los casos positivos identificados recientemente en Europa, sugiere que el adenovirus debe considerarse en el diagnóstico diferencial de la hepatitis aguda de etiología desconocida entre los niños", escriben los autores. "CDC de Estados Unidos está monitoreando la situación de cerca para comprender la posible causa de la enfermedad e identificar posibles esfuerzos para prevenir o mitigar la enfermedad".

Este contenido fue publicado originalmente en Medscape.com y adaptado para Medscape en español, parte de la Red Profesional.