Desescalando, que es gerundio

  • Dr. Miguel Álvarez Deza

  • Editorial
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Nos hemos dado cuenta de que somos frágiles y de que tenemos que poner los medios para actuar con más prontitud en el futuro, porque en esta pandemia siempre estamos llegando tarde. No puede haber 17 autonomías con 17 normas diferentes que ni los mismos que las dictaron entienden. La salud pública no tiene bandos, ni admite ideologías. Los profesionales de Salud Pública, los epidemiólogos, los preventivistas son los que tienen que establecer el marco que los políticos deben llevar a la práctica y no al revés, como se ha estado haciendo en este retraso continuo.

Los contagios por SARS-CoV-2 siguen descendiendo en nuestro país pero aún estamos lejos de mantener el virus a raya. Se ha superado el pico de la tercera ola pero no se ha doblegado la curva. La incidencia de contagios a 14 días está un poco por encima del umbral de riesgo extremo estipulado por el Ministerio de Sanidad, 250 casos por 100.000 habitantes.

Madrid sigue siendo la segunda comunidad autónoma con la incidencia más alta, 379 casos por cien mil, por detrás de Melilla. Ya contaba con las medidas más livianas pese a la alta incidencia y ahora las ha relajado aún más. La Comunidad de Madrid tiene una seroprevalencia del 18,6 por ciento, porcentaje de población que ha superado la enfermedad y una tasa de vacunación del 2,46 por ciento con la pauta completa, que van a hacer que la presidenta de la comunidad hasta tenga suerte en la contención habiendo mantenido siempre abierta la hostelería e incluso aumentando el número de comensales y el horario de cierre. 

Ahora estamos en una fase muy peligrosa que ya se vivió a finales de noviembre del año pasado, pensar que como la tendencia es buena la situación es buena. Y eso no es así. Las presiones para iniciar la llamada desescalada van a ser enormes y aún no sabemos lo que va a pasar con la variante británica, presente ya desde las pasadas navidades, y que cada semana duplica su incidencia. En Galicia supone ya más de un 60% de los casos.

La vacunación tampoco va muy bien, poco más de un millón de personas tienen la pauta completa, lo cual no favorece esta próxima y mal llamada desescalada. Los cambios en la estrategia vacunal, según de qué vacuna se disponga, tampoco ayuda. Cada comunidad autónoma va a su aire.

Las vacunas españolas no han prosperado antes por la falta de apoyo a la investigación y con la escasez de dosis, a día de hoy, es complicado que se alcance el objetivo gubernamental de tener al 70% de la población inmunizada antes del verano.

Lo más terrible es que parece que se ha normalizado la tragedia. Se dan por buenas unas cifras de 400 muertos, cuando hemos tenido 700, pero esto no puede ser normal. 

Por otra parte, hay que contar con datos fiables de la pandemia, que aunque han ido mejorando desde el comienzo de la misma, aún nos sorprendemos cómo en febrero de 2021 se contabiliza a fallecidos en junio de 2020. El no saber ubicar en el tiempo a los contagiados, fallecidos e ingresados en UCI impide tener una imagen veraz de lo que está pasando, ya que en función del dato que se tome se obtendrán resultados totalmente distintos en aspectos tan relevantes como la razón de fallecidos sobre hospitalizados.

Asimismo, es importante que se haga un recuento real de las camas de cuidados intensivos que tenemos en España. La pandemia ha puesto de manifiesto que las camas que tenemos de facto en cuidados críticos van más allá de las UCI clásicas. 
Algunas fuentes de información comentan que las UCI están al 70%, que es un dato horrible porque es cierto, pero es contando con todas las camas de críticos, las de intensivistas, las de anestesia, esos datos no se han dado bien a la población y se alarma en exceso. 

Los científicos vuelven a pedir a Sanidad una auditoría externa para la Covid-19. Los expertos que, en agosto del año pasado, pidieron en The Lancet una auditoría independiente sobre la gestión de la pandemia han vuelto a la carga, porque la población española se ha visto enormemente afectada en términos de incidencia acumulada, mortalidad asociada y perturbación social y económica. Hubo una reunión con el anterior ministro de Sanidad y las directrices para comenzar la evaluación siguen durmiendo en un cajón.

Es fundamental seguir profundizando en el proyecto Covax de donación a los países en desarrollo y en el sentimiento solidario entre países. Esa es la mejor manera de conseguir un mundo más justo, que al mismo tiempo es la mejor manera de conseguir un mundo más sano.

“Y la vida siguió, como siguen las cosas que no tienen mucho sentido. Una vez me contó
un amigo común, que la vio, donde habita el olvido”. (Donde habita el olvido, J. Sabina).

El Dr. Miguel Álvarez Deza es especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública.