Descubiertas dos mutaciones asociadas al cáncer en la zona no explorada del genoma (Nature)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un consorcio formado por el Instituto de Investigación del Cáncer de Ontario y el Hospital for Sick Children de Toronto (Canadá), el Hospital Clínic-IDIBAPS de Barcelona y el Instituto de Oncología de la Universidad de Oviedo ha logrado descifrar regiones previamente inexploradas del genoma de células tumorales.

Este análisis ha permitido identificar dos mutaciones distintas en la misma posición del genoma, una de ellas presente en leucemia linfática crónica y otros tumores, y la otra presente en más del 50% de casos de un tipo de meduloblastoma, han publicado dos estudios en Nature, que describen por primera vez la relevancia de estas regiones inexploradas en la progresión tumoral gracias a una nueva metodología bioinformática.

A diferencia de las mutaciones que se habían identificado hasta ahora, que afectaban a genes que codifican proteínas, las dos mutaciones identificadas en estos trabajos afectan a un gen muy pequeño y que no codifica proteína, denominado U1-snRNA.

Este gen contribuye a la maduración de la mayor parte de los genes expresados en la célula, por lo que estas mutaciones tienen un efecto en cascada que afecta a distintos mecanismos moleculares implicados en la aparición y progresión del cáncer.

En un comunicado del Hospital Clínic, el investigador Elías Campo ha explicado que una de las mutaciones identificadas se relaciona con un tipo de leucemia agresiva. "Hemos conseguido explicar por qué en un subgrupo de pacientes la enfermedad evoluciona rápidamente y requiere de tratamiento –comenta-, mientras que en otros pacientes la leucemia es indolente y no requiere de tratamiento durante bastantes años".

Conocer las mutaciones que causan que las células dejen de funcionar normalmente y sean cancerígenas permite determinar la evolución del tumor y la respuesta al tratamiento con fármacos específicos.

La mutación U1-snRNA se identificó en muestras de leucemia linfática crónica, la leucemia más frecuente en los adultos, así como en carcinoma hepático, mientras que otra mutación en el mismo sitio del genoma está presente en la casi totalidad de los tumores de pacientes adultos con meduloblastoma tipo SHH, así como en otros subtipos de este grupo de tumores cerebrales.

La validación funcional y clínica, llevada a cabo por los investigadores del Clínic-IDIBAPS y la Universidad de Oviedo, confirmó que esta mutación provocaba una cadena de alteraciones en múltiples genes, y se asociaba a las formas más agresivas de la leucemia linfática crónica.

Desde el punto de vista de la aplicación clínica, además de servir como marcador pronóstico en meduloblastoma y leucemia linfática crónica, el conocimiento de estas dos mutaciones representa una nueva oportunidad de tratamiento.

Fármacos que afectan a la maduración del ARN y que se están probando para otros tipos de tumores, podrían ser útiles en el tratamiento de estos pacientes.

"Este estudio no solo es el primero en identificar mutaciones funcionales en las zonas repetitivas del genoma, sino que pone de manifiesto la relevancia de hacer públicos y accesibles todos los estudios genómicos para que la comunidad científica pueda reanalizarlos a medida que se desarrollan nuevas herramientas de análisis", concluye Campo.