Descubierta una nueva función de las células dendríticas (Sci Adv)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores de la Universidad de Michigan (Estados Unidos) han descubierto que las células dendríticas son el maestro orquestador de la respuesta inmunitaria y comunican a otras células del sistema inmunitario qué deben hacer.

Las células dendríticas son parte de la red inmune innata, la primera línea de defensa del cuerpo contra una amenaza. Ayudan a otro tipo de células inmunitarias como los linfocitos T, que son parte del sistema inmunitario adaptativo, a aprender cómo responder adecuadamente a un determinado germen o agente causante de enfermedades.

Este estudio, publicado en Science Advances, ha revelado que las células tienen su propia forma de memoria del programa y depende de una conocida molécula de señalización inmune llamada TNF alfa, que causa la inflamación en personas con artritis y otras enfermedades autoinmunes.

"Nuestros estudios han encontrado que TNF alfa es parte del sistema que programa las células dendríticas para que sepan cómo programar los linfocitos T. De hecho, es especialmente importante para ayudar a las células dendríticas a enseñar a los linfocitos T a combatir infecciones como las fúngicas y la tuberculosis, las cuales pueden esconderse dentro de las células del cuerpo. Esta es la razón por la cual las personas que toman estos medicamentos autoinmunes están particularmente en riesgo", explican los investigadores.

Algunos microorganismos son muy inteligentes y engañan al sistema inmunitario para que no los detecte y los mate, causando así enfermedades. Sin embargo, en el estudio los investigadores comprobaron que en presencia de TNF alfa los microbios no pueden hacer esos trucos. "Con su ayuda, las células dendríticas no se dejan engañar y, por lo tanto, pueden activar la respuesta protectora de los linfocitos T", explican.

Además, han observado que la programación de las células dendríticas se basaba en cambios epigenéticos de rápido desarrollo que permitían la estabilidad del programa de las células dendríticas y se transmitían a los linfocitos T.

"Este hallazgo será importante para el desarrollo de vacunas, para comprender cómo el sistema inmunitario responde a las infecciones crónicas y los motivos por los que las personas que toman anti-TNF para el tratamiento de enfermedades autoinmunes son particularmente vulnerables a este tipo de enfermedades", concluyen.