Desarrollados anticuerpos que bloquean la entrada del virus Ébola en células humanas (Nat Microbiol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores del Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa han descubierto que virus de la familia del Ébola comparten con el VIH una de las rutas de entrada en las células mieloides del sistema inmunitario y han diseñado anticuerpos que bloquean totalmente esta vía.

El trabajo, publicado en Nature Microbiology, ha demostrado que los virus de la familia Filociridae, que engloba diferentes especies del Ébola y otros que causan fiebres hemorrágicas -como el de Marburg- utilizan una proteína llamada Siglec-1 para penetrar en estas células, la misma que utiliza el VIH para invadirlas, como descubrió el mismo equipo investigador en 2012.

La clave de estos nuevos anticuerpos es que "serían útiles independientemente de la especie del virus que surgiera", ha explicado el primer autor del trabajo, Daniel Pérez-Zsolt, que ha añadido que han experimentado con virus de la especie Zaire de Ébola y del virus de Marburg, y en todas ocasiones han comprobado el efecto bloqueador.

A la vez, el estudio ha detectado que "otros receptores que se suponía que tenían un papel importante no tienen una contribución tan clara en la infección de las células mieloides del sistema inmunitario, añade Perez-Zsolt en un comunicado el IrsiCaixa.

Los investigadores han trabajado con partículas virales sintéticas que imitan la estructura del virus (VLP) pero no tienen su capacidad infecciosa, y han demostrado que los anticuerpos bloquean la entrada del Ébola en las células mieloides, experimentado con células de las que afecta el virus antes de expandirse por el cuerpo: dendríticas, inmunitarias y monocitos.

El Ébola dificulta su abordaje porque no puede preverse qué especie emerge en cada brote: "Una forma de evitar este escollo es diseñar una terapia contra los receptores virales de la célula, que no cambian. Pero para ello hace falta conocer cuáles son estos receptores, y ahora hemos encontrado uno nuevo" contra el que han diseñado anticuerpos, explica la colíder Nuria Izquierdo-Useros.

El próximo paso será probar los anticuerpos con virus reales en modelos animales y en laboratorio de nivel 4 de bioseguridad -el máximo existente y necesario para trabajar con virus con esta capacidad infecciosa- y, si se confirman los resultados, podrían usarse estos anticuerpos para prevenir o tratar combinados con otros fármacos, porque esta proteína no es la única vía de infección.

Por su parte, Javier Martínez-Picado, jefe del grupo que ha liderado el trabajo, afirma que "un antiviral contra el Ébola tiene que ser eficaz contra todas las puertas de entrada del virus, y estas aún no han sido totalmente identificadas. Hace falta cerrar todas las vías de entrada" y de momento lo han logrado con una.