Defensa de la Sanidad Pública lamenta que los centros de salud se hayan convertido en "grandes consultorios médicos masificados y desbordados"


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) ha lamentado la profunda crisis de la atención primaria (AP) en España, lo que a su juicio ha llevado a los centros de salud a reconvertirse en "grandes consultorios médicos masificados y desbordados".

"La AP está sumida en una profunda crisis de racionalidad, de calidad y de accesibilidad, como demuestran las huelgas de médicos y de trabajadores de los centros de salud, y la generalización de las protestas de buena parte de los colectivos de trabajadores", han criticado a través de un comunicado.

En primer lugar, han denunciado que la mayor parte de la actividad en los centros de este nivel asistencial se concentra en Medicina Familiar y Pediatría, lo que en su opinión "condiciona que muchas consultas de naturaleza no médica se etiqueten como enfermedades, con las consiguientes pruebas diagnósticas o tratamientos innecesarios", lo que "además de incrementar el gasto y el riesgo de yatrogenia, no resuelven los problemas" de los ciudadanos.

La FADSP ha incidido en que el personal de estos centros está "frustrado y crispado". "La gran presión asistencial, la falta de recursos y la asunción del personal médico de responsabilidades propias de otros profesionales genera una reacción de impotencia y desconcierto en este personal y una utilización irracional de su tiempo", añade.

Además, cita que otros causantes de esta situación son el sometimiento de la AP a los hospitales, el escaso atractivo de la especialidad, que muchos de los nuevos profesionales no hayan podido optar por otra especialidad, o las condiciones de gran precariedad laboral.

"En el actual sistema, la AP ocupa un papel subalterno, sometida a los hospitales. La AP ha pasado a ser la portera al servicio de los hospitales para seleccionar pacientes y asumir las actividades burocráticas en programas decididos por los jefes de servicio hospitalario, sin participación de la AP", han denuncia.

Por otra parte, ha insistido en que la coordinación de este nivel asistencial con el hospitalario resulta casi inexistente. "Los recortes y la falta de planificación han dejado a los centros de AP sin el personal necesario para desarrollar sus funciones. Las políticas de personal basadas en los recortes y en la precariedad han generado un clima laboral de malestar. Si no hay un cambio, la AP está condenada a volver a ser una pobre atención para los más pobres", resume.

Por todo ello, considera necesario y urgente realizar un gran esfuerzo profesional y social para crear una nueva AP que sea "sostenible, de calidad, eficiente y saludable". Entre sus propuestas, se encuentra incrementar el presupuesto de este nivel asistencial hasta alcanzar el 25% en cinco años, así como garantizar que se atienda a los ciudadanos en un plazo máximo de 48 horas.

También aboga por recuperar las plazas de personal médico perdidas en los recortes, abrir los centros de salud tanto por la mañana como por la tarde, dimensionar el número de pacientes asignado a los médicos para evitar la masificación, o aumentar las plazas de enfermería para equipararlas a las médicas e incrementar sus responsabilidades en cuidados, atención domiciliaria, educación y trabajo comunitario.