Datos sobre esteroides en COVID-19 grave se fortalecen

  • Damian McNamara

  • Noticias Médicas de Medscape
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Administrar esteroides a personas graves con COVID-19 parece ser útil y podría salvar la vida de algunas, señalan un nuevo metanálisis y múltiples estudios relacionados.[1]

Pacientes muy graves que recibieron corticoesteroides sistémicos tuvieron 34% menos probabilidades de morir en el curso de 28 días, por ejemplo, en comparación con otros que recibieron tratamiento habitual o placebo en un metanálisis prospectivo de siete estudios aleatorizados controlados.

El metanálisis fue publicado el 2 de septiembre de 2020 en la versión electrónica de JAMA.

Con base en los hallazgos de los metanálisis, que patrocinó la Organización Mundial de la Salud, el mismo día esta emitió la guía dinámica sobre corticoesteroides para COVID-19.

"Recomendamos corticoesteroides sistémicos para el tratamiento de pacientes con COVID-19 grave y muy grave; no utilizar corticoesteroides como tratamiento en pacientes con COVID-19 no grave".

En los estudios incluidos en el metanálisis se evaluó la eficacia de corticoesteroides en 1.703 pacientes muy graves con COVID-19 confirmada o sospechada. La mediana de edad fue de 60 años, y 29% de los participantes estaba integrado por mujeres.

Hubo 222 fallecimientos entre 678 pacientes aleatorizados a corticoesteroides, y 425 entre 1.025 pacientes aleatorizados al tratamiento habitual o placebo para un odds ratio sumario de 0,66 (intervalo de confianza de 95% [IC: 95%]: 0,53 - 0,82; p

Señal suficientemente fuerte para detener otros estudios

Aunque se estaban llevando a cabo estudios, los resultados de RECOVERY (Randomized Evaluation of COVID-19 Therapy), con sede en Reino Unido, fueron anunciados el 16 de junio. RECOVERY demostró beneficio importante de dexametasona, en comparación con placebo en este estudio aleatorizado con 6.425 pacientes.

"La señal observada en este estudio dio por resultado que la mayoría de los estudios que se están realizando sobre los corticoesteroides suspendiera el reclutamiento de participantes", señaló el autor principal del metanálisis, Jonathan A. C. Sterne, M. A., M. Sc., de la University of Bristol, en Bristol, Reino Unido.

Tres estudios adicionales, publicados simultáneamente en JAMA junto con el metanálisis, fueron algunos de los que se detuvieron en fase temprana. En estos se analizaron fármacos específicos en pacientes con COVID-19 grave.

En el estudio clínico aleatorizado CoDEX (COVID-19 Dexamethasone), los investigadores observaron que añadir dexametasona al tratamiento habitual frente al tratamiento habitual solo mejoró significativamente el número de días de vida de los pacientes y de días en que estos no necesitaron ventilación mecánica durante 28 días.[2] En este estudio de 299 pacientes de 41 unidades de cuidados intensivos de Brasil se evaluaron personas con COVID-19 y síndrome de dificultad respiratoria aguda moderado o grave.

Otro equipo de investigación evaluó hidrocortisona para mejorar el apoyo a órganos y la mortalidad en 403 personas con COVID-19 grave en el curso de 21 días. En REMAP-CAP COVID-19 (Corticosteroid DomainRandomized Clinical Trial) se comparó un esquema de dosis fija de 7 días de hidrocortisona y la administración, basada en la aparición de choque, sin tratamiento con hidrocortisona.[3]

Los investigadores informaron probabilidad de 93% de que la estrategia de dosis fija fuera superior a la de no hidrocortisona para mejorar los días sin apoyo a órganos en un lapso de 21 días. Además encontraron probabilidad de 80% de que la administración dependiente del choque fuera superior a ninguno de estos tratamientos en relación con el mismo resultado.

Aunque sus hallazgos indican beneficio, los investigadores del REMAP-CAP advirtieron no sacar conclusiones definitivas, pues el estudio se detuvo en fase temprana y no cumplió ningún criterio de valoración especificado de antemano estadísticamente significativo.

En otro estudio clínico aleatorizado de hidrocortisona, investigadores evaluaron personas con insuficiencia respiratoria aguda y encontraron que hidrocortisona no se asociaba con reducción notable de las tasas de fracaso del tratamiento.[4] Aunque esta tasa fue 42% más baja frente a 51% en el grupo asignado a placebo, la diferencia no fue estadísticamente significativa.

¿Resultados modificadores de la práctica?

"Al inicio de la pandemia de COVID-19 la guía en torno a los corticoesteroides era ambivalente", comentaron en un editorial adjunto al metanálisis y estudios relacionados la Dra. Hallie C. Prescott, de la University of Michigan, en Ann Arbor, y el Dr. Todd W. Rice, de la Vanderbilt University, en Nashville, Estados Unidos.[5]

"En general, el metanálisis indica que la administración de esteroides conlleva sin duda beneficio en pacientes muy graves con COVID-19, aunque no se ha aclarado todavía el umbral preciso en el cual a un paciente individual se le han de prescribir corticoesteroides", comentaron.

También señalan que estos agentes son económicos y fácilmente disponibles.

El metanálisis y tres estudios relacionados representan "un paso importante en el tratamiento de pacientes con COVID-19. Aunque los resultados de RECOVERY fueron aceptados porque proporcionaron esperanzas en el tratamiento de esta enfermedad grave, numerosas limitaciones del estudio impidieron tener una confianza plena en el empleo de corticoesteroides en pacientes hospitalizados con COVID-19".

"Estos estudios y el metanálisis han fortalecido la confianza, definido mejor el beneficio, y modificado el tratamiento habitual del ARDS relacionado con COVID-19 para incluir corticoesteroides", añadieron.

Sterne informó recibir apoyos económicos del UK National Institute for Health Research. La Dra. Prescott informó que presta sus servicios en el Panel de la Guía de la Campaña Sobreviviendo la Sepsis. El Dr. Rice refirió honorarios personales de Cumberland Pharmaceuticals y honorarios personales de AvisaPharma ajenos al presente estudio.

Damian McNamara es periodista de Medscape Noticias Médicas con sede en Miami. Aborda una amplia variedad de especialidades de medicina, traduciendo la investigación y las noticias médicas recientes en noticias fáciles de comprender para los profesionales médicos ocupados. Reseña noticias de los principales congresos médicos en Estados Unidos y el extranjero.