Darpón podría ser reprobado en el Parlamento vasco


  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La crisis que está viviendo el Departamento de Salud del Gobierno vasco, a raíz de las irregularidades en las últimas OPE médicas que lidera Jon Darpón, no acaba de cerrarse. El reciente cese de la directora general de Osakidetza-Servicio Vasco de Salud (SVS) no le ha servido para librarse del mal trago que le supondrá ver cómo el Parlamento vasco estudiara su reprobación al frente de la Sanidad vasca y, sobre todo, escuchar por enésima vez las duras acusaciones de los grupos de la oposición “por su mala gestión de la OPE” una vez descubiertas y puestas a disposición de la Justicia las “filtraciones” de los exámenes.

La Cámara vasca debatirá y votará también la creación de una comisión de investigación –como ya adelantó EL MÉDICO INTERACTIVO, ni el Sindicato Médico ni el resto de las centrales, incluida ESK, que levantó el escándalo se fían de la realizada internamente por Osakidetza– que esclarezca “de una vez por todas” las irregularidades denunciadas en la OPE de especialidades médicas y que han puesto en jaque en los últimos meses al Departamento de Salud vasco.

La petición de desaprobación de las actuaciones llevadas a cabo por Darpón y su equipo viene de la mano de Elkarrekin-Podemos, una de las formaciones más críticas con la gestión del responsable sanitario. Para ello, la formación morada contará con el respaldo de EH-Bildu, también muy beligerante con la política sanitaria que se lleva a cabo en el País Vasco que también ha conseguido trasladar Parlamento la petición para la creación de una Comisión investigadora de las irregularidades de la OPE.

Para que las iniciativas de Podemos y Bildu salgan adelante las dos formaciones políticas necesitarán los votos del Partido Popular (PP) que, aún no ha decidido qué postura adoptará. Y es que desde Osakidetza hicieron un guiño a la exigencias populares propiciando el  cese de la directora general, María Jesús Múgica.

Comisión parlamentaria

Los dos partidos y las centrales están a la espera de que la Fiscalía del Tribunal Superior del País Vasco (TSPV) concluya las investigaciones de lo sucedido en las OPE –tras recibir numerosas pruebas de opositores, partidos y sindicatos sobre las irregularidades que se produjeron– Por ahora, continúan declarando los implicados en la “presunta trama”, como es definida por la central denunciante.

Aunque el consejero de Salud ha recibido en los últimos meses y en varias ocasiones el apoyo explícito  a su gestión de propio lehendakari Urkullu -Darpón forma parte del núcleo duro de su equipo-, nadie duda de que la reprobación en el Parlamento vasco dañará su imagen “de cara a repetir, como parece que es su intención” entre la ciudadanía vasca, “que se pregunta por qué todavía no se ha aclarado lo que ocurrió”, indican a este periódico desde las centrales de Osakidetza.

La moción a debatir el próximo miércoles a propuesta Elkarrekin-Podemos, que por el momento cuenta con los votos de EH-Bildu, exige reprobar a Darpón por su mala gestión, así como por su “irresponsable actuación en la crisis” generada por las filtraciones producidas en la última OPE, que tanta alarma social ha generado.

En la moción, a la que ha tenido acceso este periódico, se hace especial hincapié en que el Parlamento muestre su indignación con Darpón por ser incapaz de esclarecer las filtraciones.

Elkarrekin-Podemos, en plena coincidencia con las centrales con representación de la Sanidad vasca y colectivos médicos, “carga” contra el consejero de Salud por su “incompetencia” al no depurar responsabilidades, así como por la “mala gestión” de los problemas internos de su Departamento.

“Problemas como la falta de estabilidad de los profesionales que no se solucionan con las OPE anunciadas, la escasez de médicos en distintas especialidades, nombramientos ‘a dedo’ en puestos claves para la gestión de la sanidad vasca que están minando la confianza de los sanitarios. Los problemas estructurales para seguir manteniendo una sanidad de calidad no se están abordando, a pesar de los lavados de imagen que desde la Dirección han realizado con la celebración del 35 aniversario del Servicio vasco de Salud”, sentencian desde las centrales vascas.

Otras noticias: