Cribados desde atención primaria no consiguen identificar casos de hepatitis C no diagnosticada (Ann Family Med)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Una estrategia para evaluar en la población general la presencia de los virus de las hepatitis B y C en áreas de alta prevalencia ha tenido una alta aceptación, pero ha demostrado no ser útil para detectar infecciones crónicas de hepatitis C.

El estudio, publicado en The Annals of Family Medicine, basado en la colaboración entre la salud pública y la atención primaria, invitó a un total de 6.743 individuos entre 40 y 70 años de edad en dos zonas de los Países Bajos con altas tasas de hepatitis a someterse a pruebas de detección.

Todos los médicos de familia invitaron a sus pacientes a ser cribados, con implementación y seguimiento por el servicio regional de salud pública. La aceptación de la prueba entre los pacientes fue superior a lo esperada (51%). Sin embargo, no se detectó ninguna infección activa o crónica por hepatitis C.

Esta estrategia, suponen los autores, podría ser eficaz en países con tasas más altas de hepatitis u otras enfermedades infecciosas, pero no se recomienda en países de baja prevalencia.