Covid-19: Y la nave va

  • Dr. Miguel Álvarez Deza

  • Editorial
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

En la película de Fellini unos personajes de la alta sociedad europea navegan por el Mediterráneo acompañando las cenizas de una diva de la ópera. Casi al final del trayecto, estalla la Primera Guerra Mundial. La nave es alcanzada y se hunde mientras los pasajeros huyen en botes salvavidas al son del coro de La fuerza del destino de Verdi. Algo parecido está sucediendo con esta pandemia.

Fue una experiencia dura la del equipo de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) enviado a China para investigar los orígenes del SARS-CoV-2, primero no llegaban los permisos y luego se contagiaron tres expertos lo que obligó a todo el equipo a estar dos semanas de cuarentena en un hotel de Wuhan. La sospecha se centra en los murciélagos como reservorio del virus, queda prácticamente descartada la hipótesis de que el virus saliera, accidentalmente o por una conspiración, de un laboratorio. Sin embargo, sí es probable que desde su reservorio natural pasara por un animal intermedio antes de comenzar a transmitirse entre humanos.

Por otra parte, expertos chinos han comunicado reiteradamente hallazgos de rastros de coronavirus en envases de alimentos congelados importados. Los expertos matizan que no se ha confirmado que pueda transmitirse desde este medio a los humanos.

Uno de los miembros de la misión de la OMS acusó a China de ocultar datos sobre el origen del coronavirus. Además el microbiólogo australiano Dominic Dwyer, relató que solicitaron los datos en crudo de más de centenar de casos identificados en Wuhan en diciembre del 2019, pero solo dieron un resumen.

Mientras tanto seguimos inmunizando con las tres vacunas autorizadas, habiendo administrado ya el 96% de las dosis suministradas. La vacunación empieza a reducir las muertes y los contagios en los centros sociosanitarios y los inmunizados que se contagian prácticamente no tienen síntomas.

El Sistema Español de Farmacovigilancia de Medicamentos de Uso Humano (SEFV-H), ha identificado apenas un 0,15 por ciento de acontecimientos adversos entre más del millón de personas que han recibido la pauta completa.

Todo el mundo está de acuerdo en que el desarrollo de media docena de vacunas en apenas un año es un hito científico sin precedentes. En los próximos meses recibiremos tres vacunas más, las de Janssen, Novavax y CureVac que supondrán 100 millones de dosis. Somos el segundo país de la Unión Europea con mayor porcentaje de población vacunada por el momento, solo por detrás de Italia.

Para alcanzar el objetivo de vacunar al 70% de la población a finales de verano, tienen que llegar las dosis, seguir el orden de vacunación previsto y destinar a ello todos los recursos, públicos y privados para vacunar las 24 horas todos los días de la semana, utilizando todos los espacios: hospitales, consultas de centros de salud, campos de fútbol, polideportivos, etc., para facilitar vacunaciones masivas. 

La polémica ha surgido con la vacuna de AstraZeneca. La OMS ha dado luz verde a su uso contra todas las variantes del virus, pese a que Sudáfrica ha paralizado la vacunación con ella. Los análisis preliminares han mostrado una ligera reducción de la eficacia contra la variante británica, así como una marcada reducción de la eficacia contra la enfermedad leve y moderada debido a la cepa sudafricana. Además, recomienda su uso en los mayores de 55 años.

Por otra parte cuatro sociedades científicas han reclamado al Ministerio de Sanidad que retrase la vacunación en personas que ya han pasado la Covid-19 ante la falta de dosis disponibles. Ya que esta inmunidad podría ser demostrada mediante prueba PCR o de antígeno positiva en algún momento previo a la vacunación. También aconsejan la realización de pruebas serológicas de la mayor especificidad posible antes de la vacunación, retrasando la vacunación de todos los que tengan títulos de inmunoglobulinas IgG positivas.

La Covid-19 ha aumentado la contratación de sanitarios y de personal de servicios sociales, empleos, en su gran mayoría, por tiempo limitado, lo que ha provocado que la brecha entre trabajos temporales e indefinidos se haya marcado más en el sector público, donde la tasa está cerca del 30%. Los más jóvenes encabezan los peores datos de la precariedad en la Administración con una tasa de temporalidad que roza el 80%. En el sector privado la situación es algo mejor, sin llegar a ser buena.

Los casos de coronavirus en España siguen a la baja en un fin de semana repleto de fiestas ilegales. La Policía ha desalojado sólo en Madrid unas 250, todas incumpliendo los toques de queda y las medidas sanitarias. 

En Cataluña han permitido que fueran a votar los ciudadanos positivos cuarentenados mientras aquí movilizamos a la policía para que la gente cumpla el aislamiento. Apocalíptico.

Y para rematar un juez ha ordenado reabrir los bares en Euskadi porque los epidemiólogos son médicos de familia que han hecho un “cursillito” y saben poco de la pandemia. Acaba de pedir perdón.

“Viajero que regresas a esa ciudad del norte, donde una dulce nieve empapa la razón.
Donde llegan los barcos cargados de preguntas, a muelles laboriosos como mi corazón...”.
(Cuando aprieta el frío, J. Sabina).

El Dr. Miguel Álvarez Deza es especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública.