COVID-19: medidas para la pandemia y cribado del cáncer

  • Teglia F & al.
  • JAMA Oncol

  • Univadis
  • Clinical Summary
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

De acuerdo con un metanálisis publicado en JAMA Oncology, se ha producido una marcada disminución en la cantidad de pruebas realizadas para el cribado del cáncer de mama, cáncer colorrectal y cáncer cervicouterino.

Entre enero y octubre de 2020 se notificó una reducción del 46,7 %, 44,9 % y 51,8 % en las pruebas de cribado del cáncer de mama, cáncer colorrectal y cáncer cervicouterino, respectivamente, frente al periodo anterior a la COVID-19 en todas las áreas geográficas consideradas. Se identificó una tendencia temporal en forma de U para los 3 tipos de cáncer.

El autor para correspondencia, el Dr. Paolo Boffetta, del Departamento de Ciencias Médicas y Quirúrgicas de la Universidad de Bolonia (Bolonia, Italia), afirmó que estos 3 tipos de cáncer se seleccionaron porque la mayoría de los países recomiendan su cribado en todo el mundo.

Los investigadores realizaron un metanálisis de 39 estudios observacionales y artículos que notificaban datos de registros oncológicos. Se incluyó un total de 21, 22 y 11 estudios para el cribado del cáncer de mama, cáncer colorrectal y cáncer cervicouterino, respectivamente. Se calculó la variación porcentual media ponderada en el número de pruebas de cribado realizadas.

Cáncer de mama

La variación media del cribado del cáncer de mama entre enero y octubre de 2020 fue del –46,7 % en comparación con el periodo anterior a la COVID-19. La disminución máxima en el cribado del cáncer de mama se produjo en abril de 2020 y, después de junio, la reducción no fue significativa.

Europa presentó una disminución media del 67,7 % durante el periodo de pandemia. Los datos europeos, en comparación con los norteamericanos, mostraron una reducción del 35,6 % en el cribado (p= 0,02).

Hubo una disminución significativa en el cribado durante abril de 2020 en comparación con enero y febrero de 2020 (diferencia: –53,8 %; p <0,001).

Cáncer colorrectal

La disminución general en la cantidad de pruebas de cribado del cáncer colorrectal realizadas fue del 44,9 %. Hubo una reducción del 52,5 % en las colonoscopias realizadas y una disminución del 37,8 % en las pruebas de sangre oculta en heces o en las pruebas inmunoquímicas fecales realizadas durante la fase temprana de la COVID-19.

La reducción correspondiente fue del 45,1 % en Norteamérica, 34,6 % en Asia y 52,4 % en Europa.

El mayor descenso en las pruebas de cribado se observó en abril frente a enero y febrero de 2020 (–38,3 %; p= 0,003).

Cáncer cervicouterino

Entre enero y octubre de 2020 se observó una reducción del 51,8 % en el cribado del cáncer cervicouterino.

En marzo se observó una reducción del 38,9 % frente a enero y febrero (p= 0,04).

Este metanálisis se vio limitado por una considerable heterogeneidad entre los países en cuanto a protocolos de cribado, accesibilidad de los servicios, participación de la población objetivo, medidas de confinamiento e incidencia de la COVID-19 y su tendencia temporal.

El Dr. Boffetta explicó: “Los patrones generales fueron similares y hallamos una grandísima disminución en las pruebas de cribado realizadas durante el primer periodo de la pandemia. La cifra más baja se registró en abril y se observó cierta mejora en mayo. Después de mayo de 2020, los datos se vuelven incongruentes; los datos de junio a octubre de 2020 no mostraron ninguna disminución en comparación con el periodo anterior a la pandemia”.

“Estamos evaluando un metanálisis similar sobre el diagnóstico que finalizará para 2023. Este estudio responderá preguntas sobre el beneficio del cribado en el diagnóstico. El impacto en la mortalidad se verá en los próximos años”, dijo el Dr. Boffetta.

Los autores indicaron en sus conclusiones que se requieren intervenciones eficaces para restaurar la capacidad de los servicios de cribado al nivel anterior a la pandemia.

Los autores del estudio no notificaron ningún conflicto de intereses.