COVID-19: La OMS da a conocer recomendaciones para estudios por imagen de tórax

  • Akl EA et al – Radiology – 30 de julio de 2020

  • Informes clínicos
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Reseñado por Dra. Jenny Blair | Informes Clínicos | 7 de agosto de 2020

Conclusión práctica

  • Con base en evidencia actual, los estudios por imagen de tórax no siempre son apropiados en pacientes con sospecha de COVID-19.

  • Puede ser útil para el diagnóstico si los resultados de la PCR tardan tiempo en devolverse.

Relevancia

  • La utilización de estudios por la imagen del tórax en pacientes con COVID-19 es muy variable.

Descripción

  • Guía rápida de la OMS sobre estudios por imagen de tórax para pacientes con COVID-19

  • Financiación: Gobierno de Japón.

Detalles fundamentales

  • Todas las recomendaciones son condicionales; los datos tienen escasa certeza en el mejor de los casos.

  • Contactos asintomáticos de pacientes con COVID-19:

    • Evitar imágenes de tórax para diagnóstico; utilizar en cambio PCR.

  • Pacientes sintomáticos con sospecha de COVID-19:

    • Evitar imágenes para diagnóstico cuando se dispone fácilmente de pruebas de PCR y sus resultados.

    • Utilizar imágenes de tórax, en especial en grupos con riesgo más elevado, si la PCR es lenta o no está disponible, o cuando la sospecha clínica contradice la PCR negativa.

  • Pacientes levemente sintomáticos, no hospitalizados, con COVID-19 sospechada o confirmada:

    • Incluir imágenes torácicas en evaluación diagnóstica, en especial en grupos con más riesgo.

  • Pacientes con síntomas moderados o graves, no hospitalizados:

    • Utilizar imágenes de tórax como apoyo a las decisiones para disponer de los pacientes.

  • Pacientes hospitalizados con síntomas moderados o graves:

    • Utilizar imágenes torácicas para respaldar decisiones de tratamiento.

  • Pacientes hospitalizados cuyos síntomas se han resuelto:

    • Evitar utilizar imágenes de tórax como apoyo a las decisiones para disponer de los pacientes, excepto en quienes tuvieron enfermedad grave o enfermedad pulmonar crónica preexistente.

  • Al seleccionar la modalidad, hay que implementar una toma de decisiones compartida.