COVID-19: la OMS actualiza su guía dinámica y resalta la COVID-19 prolongada

  • OMS | Organización Mundial de la Salud | 26 de enero de 2021

  • Informes clínicos
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Reseñado por Liz Scherer | Informes Clínicos | 29 de enero de 2021

Conclusión práctica

  • Las recomendaciones actualizadas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el tratamiento clínico de la COVID-19 resaltan la necesidad de seguimiento asistencial a personas con COVID-19 prolongada.
  • La actualización incluye los mejores procedimientos para atender a pacientes tras la fase aguda de la enfermedad y cinco nuevas recomendaciones condicionales. 

Relevancia

  • Se justifica la familiaridad con las secciones ampliadas y las nuevas, en especial las estrategias de tratamiento para la COVID-19 prolongada.

Puntos fundamentales

  • 5 nuevas recomendaciones abordan:
    • Favorecer factores diferentes a los modelos de predicción para el ingreso hospitalario o en la ICU,
    • Monitorización de la pulsoximetría en el domicilio,
    • Posición en decúbito prono durante la vigilia,
    • Administración de tromboprofilaxis para la anticoagulación y
    • Uso de los paquetes asistenciales existentes.
  • Otras recomendaciones abordan lo siguiente:
    • Proceso asistencial: precauciones basadas en la transmisión (inclusive el aislamiento), para incluir la suspensión a los 10 días después de iniciados los síntomas más 3 días sin fiebre o síntomas respiratorios en pacientes sintomáticos, 10 días después de una prueba positiva en pacientes asintomáticos.
    • Infecciones agudas concomitantes, sospechadas o confirmadas:
      • COVID-19 leve: no utilizar antibióticos.
      • COVID-19 moderada: prescribir teniendo en cuenta la sospecha clínica de infecciones bacterianas.
      • COVID-19 grave: utilizar antimicrobianos empíricos en la primera hora después de la evaluación inicial (de ser posible y tras el hemocultivo) para tratar probables patógenos con base en el criterio clínico, los factores del huésped relacionados con el paciente y las características epidemiológicas locales.
      • Reevaluar diariamente para reducir de forma gradual la intensidad del tratamiento.
    • Complicaciones
      • Adultos y adolescentes hospitalizados: utilizar profilaxis (por ejemplo, heparina de bajo peso molecular) para prevenir la tromboembolia o si hay contraindicaciones, profilaxis mecánica.
      • Vigilancia de signos y síntomas de tromboembolia y efectuar seguimiento de los procedimientos diagnósticos y de tratamiento si se sospecha el diagnóstico.
      • Considerar efectos farmacocinéticos/farmacodinámicos e interacciones farmacológicas antes de administrar medicamentos.
    • COVID-19 prolongada:
      • Asegurarse del acceso a la atención de seguimiento.
      • Se recomienda movilidad sistemática y evaluaciones funcionales, de deglución, de alteración cognitiva y salud mental en especial en ancianos, discapacitados y personas con trastornos concomitantes.
      • Ajustar la rehabilitación desde los cuidados postagudos hasta los crónicos según las necesidades individuales.