COVID-19: la NCCN recomienda aplazar los tratamientos para el cáncer de piel que no sean urgentes

  • NCCN

  • de Pavankumar Kamat
  • Univadis Clinical Summaries
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Punto clave

  • Durante la pandemia de COVID-19 en curso, la Red Oncológica Nacional de EE. UU. (National Comprehensive Cancer Network, NCCN) ha recomendado el aplazamiento de los tratamientos que no sean urgentes para el cáncer de piel melanómico y el no melanómico (CPNM) y la elección de alternativas adecuadas para conservar los recursos. 

Recomendaciones clave

  • Aunque el tratamiento prequirúrgico no es superior a la cirugía seguida de un tratamiento complementario para el melanoma en estadio III, es una opción de conservación de recursos durante la pandemia de COVID-19.
  • La linfadenectomía terapéutica para el melanoma en estadio III debe aplazarse y debe administrarse en su lugar tratamiento sistémico con inhibidores de punto de control o de BRAF/MEK, excepto cuando las metástasis ponen en peligro las estructuras vitales o si el tratamiento prequirúrgico no es adecuado o ha fracasado.
  • Las extirpaciones por CPNM deben posponerse durante la pandemia, excepto en el caso del carcinoma de células de Merkel.
  • El tratamiento complementario después de la eliminación quirúrgica del CPNM localizado también debe suspenderse, excepto en el caso de que se trata de una enfermedad muy extensa.
  • En el caso de melanoma cutáneo primario:
    • Los datos indican que no se producen resultados adversos después de un retraso del tratamiento de 90 días, incluso en el caso de las lesiones de más espesor.
    • La biopsia de los ganglios linfáticos centinela también puede retrasarse hasta 3 meses.
  • Las resecciones por enfermedad metastásica en estadios III-IV también deben suspenderse, a menos que el paciente sea sintomático; en su lugar, deben continuar los tratamientos sistémicos.
  • Si continúa siendo adecuado realizar la extirpación en el momento, debe retrasarse el tratamiento complementario durante la pandemia de COVID-19 en el caso de los pacientes con una probabilidad de recidiva
  • Si todavía está sopesándose la administración de tratamiento complementario, la opción según los datos es el tratamiento con dabrafenib + trametinib. 
  • En el caso del melanoma en estadio IV, se recomienda la monoterapia con un inhibidor de la apoptosis 1 con preferencia al tratamiento con ipilimumab + nivolumab.
  • En el caso del melanoma en estadio IV con metástasis cerebrales, continúa siendo una opción el tratamiento con ipilimumab + nivolumab.
  • En caso de que se produzca escasez de fármacos, la politerapia con encorafenib + binimetinib o con vemurafenib + cobimetinib puede sustituirse por dabrafenib + trametinib en el tratamiento complementario, y los inhibidores de BRAF en monoterapia pueden sustituirse por inhibidores de MEK.
  • En los hospitales para enfermos terminales, la temozolomida por vía oral es la opción preferida como quimioterapia paliativa.