COVID-19: la innovación en tiempos de adversidad


  • Pavankumar Kamat
  • Univadis Medical News
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La pandemia de COVID-19 ha puesto al mundo de rodillas. La comunidad médica se está esforzando especialmente para ayudar a los pacientes que llegan a los servicios de urgencias en cantidades abrumadoras.

Médicos, paramédicos, científicos, ingenieros, diseñadores y filántropos de todo el mundo han recurrido a la “innovación” para ayudar a abordar la creciente carga que pesa sobre las instalaciones sanitarias.

Algunas de estas innovaciones pueden haber roto las barreras de los protocolos, directrices y leyes sobre patentes, pero su contribución a salvar las vidas de los pacientes y a proteger al personal de primera línea bien podría merecerlo.

A continuación se muestran algunas de las historias que ponen de relieve el esfuerzo de los innovadores:

  • Isinnova, una nueva empresa italiana de ingeniería, apareció recientemente en los titulares al imprimir en 3D cien válvulas Venturi para respiradores con el fin de dar respuesta al enorme desabastecimiento de los hospitales. Isinnova ha desarrollado ahora un adaptador impreso en 3D para modificar una máscara de esnórquel y convertirla en un respirador no invasivo.
  • Prusa Research ha impreso en 3D y donado más de 12 000 protectores faciales para profesionales médicos y otros profesionales de primera línea en la República Checa. También han compartido el diseño en código abierto de estos protectores.
  • Algunos médicos residentes especializados en urgencias de Sudán han diseñado una solución innovadora para superar el déficit de tomas de oxígeno utilizando tubos de fonendoscopios.
  • Un grupo de investigadores de la Universidad de Florida ha diseñado un prototipo de un respirador de código abierto económico que podría construirse por tan solo entre 125 USD y 250 USD. La seguridad, precisión y resistencia de la máquina se pondrán a prueba muy pronto.
  • Un grupo de ingenieros y diseñadores de una empresa polaca, Urbicum, ha desarrollado un respirador impreso en 3D, que afirman que podría fabricarse a un precio aproximado de 44 €. Han compartido los diseños de forma gratuita.
  • John Strupat, un terapeuta respiratorio jubilado de London (Ontario, Canadá) ha diseñado un prototipo de lo que llama un “respirador para pandemias”. Cree que podría usarse en “situaciones desesperadas” para salvar innumerables vidas.
  • El Dr. Joshua D Farkas, neumólogo de Burlington (Vermont), presentó la idea de que puede ser posible manipular las máquinas BiPAP de los pacientes ambulatorios para convertirlas en tubos endotraqueales. Dice: «Esto no funcionaría para los pacientes que están más enfermos, pero podría proporcionar suficiente apoyo para muchos pacientes (con lo que quedarían libres los respiradores con funciones completas para los pacientes más enfermos)».
  • El grupo Mahindra Group, un conglomerado indio, anunció que esperan tener listo en breve un prototipo de una versión automática del respirador de bolsa válvula mascarilla, que suele conocerse como ambú o respirador manual. El dispositivo podría fabricarse en masa a un precio aproximado de 100 USD.
  • Varios hospitales han comenzado a dividir los respiradores en un intento de salvar a varios pacientes. En un vídeo de YouTube que tiene más de 900 000 visualizaciones, la Dra. Charlene Babcock, una médica de urgencias de Detroit (Michigan, Estados Unidos), demuestra cómo modificar un respirador para que lo usen hasta cuatro pacientes.
  • Prisma Health, una organización sin ánimo de lucro con sede en Carolina del Sur (Estados Unidos), ha desarrollado un dispositivo de expansión de un respirador único llamado VESper que permite que un único respirador sirva hasta para cuatro pacientes a la vez. Ha recibido la autorización para uso urgente de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos.
  • El Dr. Marco Garrone, médico de urgencias italiano, muestra en un tuit cómo consiguió ensamblar un bifurcador de respirador con piezas de repuesto fáciles de encontrar.
  • El Dr. Gary Ansel, cardiólogo intervencionista de Columbus (Ohio, Estados Unidos) pensó en reutilizar una máscara de esnórquel de rostro completo como equipo de protección personal. Puede reutilizarse después de sumergirla en un cubo de desinfectante. El Dr. Raghu Kolluri, otro médico, propagó la idea del Dr. Ansel al tuitearla.
  • La Universidad de Duke ha propuesto usar agua oxigenada en aerosol para descontaminar las mascarillas faciales N95 para su reutilización. El proceso utiliza equipos especializados para el rociado de agua oxigenada, lo que permite desinfectar las máscaras sin poner en peligro la integridad del material.

Exención de responsabilidad: Univadis no respalda ninguna de estas innovaciones. No deben considerarse sustitutas de las mejores prácticas clínicas actuales. La intención del artículo es reconocer los esfuerzos de los innovadores.