COVID-19: El Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades y la Agencia Europea de Seguridad Aérea actualizan la guía para pruebas y relajan las restricciones de viajes en la Unión Europea

  • Reseñado por Liz Scherer | Informes Clínicos | 7 de diciembre de 2020

  • Informes clínicos
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Reseñado por Liz Scherer | Informes Clínicos | 7 de diciembre de 2020

Conclusión práctica

  • Los viajeros aéreos en la Unión Europea no deben considerarse automáticamente de alto riesgo para la transmisión del SARS-CoV-2 sino más bien tratarse igual que los residentes locales de cada Estado Miembro que no han tenido contacto directo con personas infectadas según las guías actualizadas del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades  y la Agencia Europea de Seguridad Aérea.

Relevancia

  • Las teleconsultas antes de viajar pueden facilitar la orientación.
  • A los pacientes que tienen planeado viajar se les ha de asesorar para que se familiaricen con la situación epidemiológica de la COVID-19 en el país de destino, así como con las medidas implantadas relacionadas con los viajes.
  • Los pacientes han de comprender los riesgos actuales con base en su estado inmunitario, su edad y trastornos concomitantes.

Puntos fundamentales

  • Los datos no respaldan la cuarentena o las pruebas a viajeros para reducir las tasas de transmisión general.
  • La excepción estaría en el desplazamiento de una zona de incidencia extremadamente elevada (es decir, mucho más allá de la "zona roja" más baja, >50 casos/100.000 en 14-días) a otra zona roja con tasas de infección más bajas o zonas naranja/verde.
  • La eficacia actual de las pruebas de COVID-19 depende de múltiples factores, incluida la prevalencia actual en la población del Estado Miembro de destino.
  • Las pruebas no distinguen a individuos que están incubando infecciones o que tienen cargas víricas por debajo de niveles detectables.
  • Las pruebas rápidas para detección de antígenos son preferibles a las pruebas basadas en la PCR en casos con cargas víricas elevadas y en casos sintomáticos tempranos (≤5 días de iniciados los síntomas).
  • Se ha de considerar que las pruebas acortan los requisitos de cuarentena.