COVID-19: el cáncer colorrectal avanzado se disparó en el segundo año de la pandemia

  • Univadis
  • Clinical Summary
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

De acuerdo con una revisión de casi 18.000 pacientes en 81 centros médicos de Italia, los diagnósticos de cáncer colorrectal avanzado aumentaron de forma sustancial durante la pandemia de la COVID-19.

En 2020, durante el primer año de la pandemia, se produjo un aumento de los casos de cáncer localmente avanzado, pero a esto le siguió “un aumento más claro de casos avanzados”, especialmente de enfermedad metastásica, en el segundo año de la pandemia, durante el periodo de enero a diciembre de 2021. “Esto ocurrió después de que comenzaran las campañas de vacunación y terminaran los confinamientos en Italia”, explicó el investigador principal, el Dr. Matteo Rottoli, cirujano colorrectal en la Universidad de Bolonia (Italia).

“Uno de los motivos es que, incluso después de que los programas de cribado volvieran a la normalidad en la segunda mitad de 2020, la cantidad total de personas que se sometían al cribado del cáncer colorrectal era ‘muy inferior’ a años anteriores”, afirmó.

Entre otros factores, es probable que las personas siguieran “temiendo” acudir a la consulta de su médico para un examen de los síntomas, unos síntomas que, en el pasado, “antes de la pandemia, les habrían impulsado a acudir al médico de inmediato”, explicó el Dr. Rottoli.

Como resultado, “a una proporción de la población se le ha pasado definitivamente su oportunidad para someterse a un cribado eficaz”, que habría detectado el cáncer colorrectal de forma temprana. “Es probable que a estas personas se les diagnostique cáncer avanzado”, dijo el Dr. Rottoli, lo que podría provocar la primera caída en la supervivencia al cáncer colorrectal en 20 años.

Los resultados se publicaron en línea el 21 de noviembre en JAMA Network Open.

El Dr. Rottoli y su equipo hicieron un llamamiento para pedir una “respuesta a gran escala” que mitigue la situación, pero en qué debe consistir esta respuesta es “la pregunta del millón de dólares”, indicó a Medscape Medical News; tal vez aumentar la concienciación, entre el público, de la importancia de someterse al cribado, indicó.

Los investigadores analizaron a 17.938 pacientes adultos con cáncer colorrectal que se sometieron a intervención quirúrgica (incluyendo resecciones, procedimientos paliativos o intervenciones quirúrgicas exploratorias) antes de la pandemia (del 1 de enero de 2018 al 29 de febrero de 2020) y durante la misma (del 1 de marzo de 2020 al 31 de diciembre de 2021).

Los pacientes que se sometieron a intervención quirúrgica durante la pandemia tenían un 7 % más de posibilidades de presentar cáncer colorrectal avanzado, un 32 % más de posibilidades de presentar enfermedad de mayor malignidad, un 15 % más de posibilidades de presentar lesiones estenóticas y un 10 % más de posibilidades de presentar metástasis a distancia.

La mayor verosimilitud de enfermedad metastásica es “un resultado de [especial] preocupación, porque la enfermedad metastásica se asocia estrechamente con la mortalidad relacionada con el cáncer”, afirmaron los investigadores.

Una de las limitaciones de este estudio fue la ausencia de datos de mortalidad para confirmar el impacto en la supervivencia global. Como señalan los autores, el seguimiento fue de solo 30 días, lo que es demasiado breve para evaluar el impacto en la supervivencia.

El artículo, escrito por M. Alexander Otto, se adaptó de su versión original, que apareció en Medscape.com, parte de Medscape Professional Network.