Consumidores habituales de alcohol y tabaco presentan mayor presencia de tres citoquinas relacionadas con la inflamación (Sci Rep)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El Grupo de Investigación en Microbiología Oral de la Universidad CEU Cardenal Herrera ha analizado por primera vez, en un estudio piloto, las alteraciones de los niveles de tres tipos de citoquinas en consumidores habituales de alcohol, tabaco y cafeína para detectar sus variaciones con respecto a pacientes que no consumen estas tres sustancias.

Cuando los niveles de citoquinas están alterados en la cavidad oral pueden causar procesos de inflamación crónicos causantes de patologías inflamatorias graves, como la periodontitis o incluso el cáncer oral. Los resultados se publican en Scientific Reports.

El equipo, liderado por la profesora Verónica Veses, ha estudiado los niveles de tres citoquinas (interleucina-1alfa, factor de necrosis tumoral alfa e interferón gamma) en muestras de saliva de pacientes de la Clínica Odontológica Universitaria de la CEU UCH, comparando los resultados de pacientes consumidores de alcohol, tabaco y cafeína de forma continuada, frente a no consumidores de estas sustancias, en una muestra piloto de medio centenar de pacientes.

Según destaca Veses, "en nuestros resultados hemos detectado que los consumidores habituales de alcohol y tabaco en altos niveles han presentado una mayor presencia en saliva de las tres citoquinas estudiadas, lo que les predispone a padecer enfermedades inflamatorias crónicas, periodontales o tumorales en la cavidad oral. En concreto, hemos detectado que la interleuquina-1alfa es más elevada en los consumidores de alcohol y el interferón gamma es más alto en los fumadores".

Con respecto a los consumidores habituales de productos que contienen cafeína, tanto en café como en refrescos, Veses destaca que "los niveles de interferón gamma y de factor de necrosis tumoral alfa son más altos en su saliva que en la de los no consumidores de estos productos con cafeína. Solo sus niveles de interleuquina-1alfa son menores que los registrados entre los no consumidores".

Este estudio piloto es el primero en demostrar que los niveles de citoquinas en la saliva se ven alterados por el consumo prolongado en el tiempo de las tres sustancias: alcohol, tabaco y cafeína. Por tanto, según la investigadora, "este tipo de pacientes tiene un mayor riesgo de experimentar respuestas inflamatorias orales de su sistema inmunitario en la boca que, si se cronifican, pueden generar patologías graves. Entre ellas, la periodontitis, una infección de las encías que daña el tejido blando y destruye el hueso que sostiene los dientes. Y también la aparición de tumores cancerígenos en la cavidad oral".