Consejeros de salud autonómicos piden una convocatoria extraordinaria de MIR para paliar el déficit de profesionales en atención primaria


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Andalucía, Navarra, Galicia o Castilla y León se encuentran entre las comunidades autónomas que han reclamado al Ministerio de Sanidad la convocatoria extraordinaria de un examen MIR para abordar el déficit de profesionales en el conjunto del Sistema Nacional de Salud (SNS), principalmente en Medicina de Familia y Comunitaria.

En el Pleno del Consejo Interterritorial del SNS (CISNS), que se celebró ayer lunes en la sede del Ministerio, estas comunidades propusieron una nueva solución a la falta de médicos especialistas, sumándose así a la anunciada subida por parte de la ministra, María Luisa Carcedo, de 780 plazas de formación sanitaria en el MIR del próximo año.

La nueva iniciativa de algunas comunidades, según explicó el consejero de Sanidad castellanoleonés, Antonio María Sáez Aguado, contemplaría la convocatoria extraordinaria de una nueva oferta MIR, que se tendría que celebrar, como mínimo, a finales de noviembre, ha detallado la ministra en la posterior rueda de prensa.

Sáez Aguado, que calificó la reunión del CISNS como "poco productiva" en el abordaje de la falta de profesionales, ha recordado que el principal problema de la sanidad española es el déficit de médicos. "Hemos propuesto la posible convocatoria extraordinaria MIR para Medicina Familiar y Comunitaria y ampliar más allá de las plazas anunciadas las de especialistas para afrontar el futuro inmediato con garantías de que vamos a tener suficientes profesionales", declaró.

Esta convocatoria se articularía, según puntualizó Sáez Aguado, incluso con reuniones fuera de la sede del Ministerio, ante el inmovilismo de Sanidad para abordar este importantísimo problema. "De momento, vamos a analizar conjuntamente el problema, pondremos sobre la mesa las soluciones y adoptaremos las soluciones compartidas. Si el Ministerio no está en disposición de asumir, lo haremos las comunidades autónomas por nuestra cuenta", asegurí.

De esta forma, la convocatoria extraordinaria pretendería incrementar las plazas acreditadas y la capacidad de formación de profesionales. En cualquier caso, reconoció que se deben pulir detalles como si se hace coincidir en tiempo y forma con la convocatoria ordinaria anual o se realiza con carácter previo. "Esos detalles hay que ponerlos de acuerdo. La necesidad de estas iniciativas y de incrementar la oferta es evidente", insistió.

Misma opinión ha expresado el consejero de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre, que también planteó como "necesaria" la convocatoria extraordinaria MIR. Aguirre argumentó que unos 4.000 médicos se quedaron sin entrar en la última convocatoria pero que no se les puede contratar porque no tienen la especialidad, a pesar de que haya zonas rurales y de dispersión geográfica alta que necesiten médicos.

"Es una pena que tenga zonas rurales y de dispersión geográfica alta en la cual hay plazas sin cubrir, sobre todo de medicina familiar, y que tenga en bolsa 4.000 médicos que no puedo contratar", dijo el consejero, quien añadió que desde Andalucía se ha solicitado "ver si es factible" una convocatoria de MIR extraordinaria.

Por su parte, el consejero de Extremadura, José María Vergelés, expresó sus dudas sobre esta convocatoria extraordinaria, aunque defendió que el número de especialistas es claramente insuficiente en algunas zonas, principalmente en atención primaria. Al respecto, Extremadura y otras comunidades, como Castilla-La Mancha, han propuesto una nueva reunión centrada en analizar la realidad de este nivel asistencial.

Volviendo sobre ese hipotético MIR extraordinario, Vergelés señaló que "no hay una postura clara al respecto". "Necesitamos reflexionar sobre el asunto porque no es una cuestión baladí. Hay que meterlo en un cóctel y analizarlo fríamente", declaró. Aunque incidió en que podría ser "una solución al problema", puntualizó nuevamente que "se tienen que dar una serie de condiciones".

Entre esos factores, "determinar cuáles son las especialidades deficitarias, incrementar la capacidad formativa o rebajar los requisitos pero manteniendo la calidad en la acreditación de nuevas unidades docentes". Junto a esto, recordó que, como pronto, este examen MIR se podría celebrar a finales de noviembre, apenas un mes antes de la convocatoria convencional. "Toca debatir los pros y los contras. Podríamos estar forzando las costuras del sistema formativo. Esto puede ser un problema. Ir a tontas y a locas hacia una convocatoria extraordinaria puede ser adelantar solo un mes la solución", concluyó.

En suma, Carcedo afirmó que el Ministerio de Sanidad no se opondrá formalmente a la convocatoria extraordinaria, pero que es necesario estudiar cómo encaja con respecto a la prueba ya establecida para el año que viene en términos de financiación, formación y acreditación de profesionales. "Si las comunidades autónomas creen que es factible, vamos a analizar todo, pero no hay soluciones milagro. No vamos a adoptar atajos en la formación de especialistas. Estamos abiertos a incrementar las plazas en la próxima convocatoria pero sin perder de vista la visión estratégica de las necesidades de personal del sistema. Hay que hacer las cosas bien", concluyó.