Conseguida por primera vez la curación funcional de una paciente mayor con infección primaria por el VIH


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores españoles han conseguido por vez primera la curación funcional a largo plazo del VIH -el virus no está totalmente eliminado pero se puede controlar sin fármacos- de una paciente mayor de 50 años con infección primaria, cuyo sistema inmunitario ha sido capaz de controlar la enfermedad durante diez años.

El estudio, que ha sido realizado por investigadores del Hospital Clínic de Barcelona, el Institut d'Investigacions Biomèdiques August Pi i Sunyer (IDIBAPS), el Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa y el Instituto de Salud Carlos III de Madrid, se ha presentado en el marco del X Congreso Nacional de GeSIDA, celebrado en Madrid.

Ante un antígeno extraño, el sistema inmunitario se activa y, al eliminarlo, regresa a un estado de reposo. En la infección primaria por VIH, este sistema permanece activo de forma crónica, lo que favorece la replicación viral persistente, es decir, la multiplicación de las partículas virales en el interior de la célula hospedadora, lo que se acompaña de un aumento de la viremia por la replicación viral en linfocitos y la consiguiente diseminación del VIH a diversos tejidos, tras lo que vendría la fase de infección aguda.

La investigación se realizó sobre una paciente de 59 años en el momento del diagnóstico -aunque actualmente tiene 70 - con infección primaria de VIH adquirida por vía sexual, acompañada de candidiasis oral y esofagitis herpética.

Se inició tratamiento antirretroviral (lopinavir/ritonavir, emtricitabina, tenofovir) y a los dos meses el ARN del virus se volvió indetectable en plasma y al retirar el tratamiento antirretroviral a los 12 meses no recuperó la condición de detectable durante los siguientes 10 años (periodo en el que no recibió más tratamiento antirretroviral), presentándose también una recuperación clínica completa y rápida y una normalización del sistema inmunitario sin ninguna complicación médica.

En la laboratorio, se pudo obtener el virus de los linfocitos T CD4 extraídos de la paciente y estas células (linfocitos o glóbulos blancos, parte esencial del sistema inmune y que dirigen la respuesta contra las infecciones) eran permisivas para la superinfección por el VIH, pero la capacidad infecciosa se redujo notablemente en las células mononucleares de sangre periférica (PBMC), un tipo de células inmunitarias entre las que se incluyen linfocitos, monocitos y macrófagos, lo que justifica una investigación adicional para identificar el factor que impide la replicación viral.

Los autores creen que esta inhibición podría al menos parcialmente estar mediada por las células NK, que forman parte de la inmunidad innata. Los autores de este estudio destacan la importancia de encontrar casos adicionales como el descrito, con aviremia prolongada sin terapia antirretroviral, ya que presentan una significativa utilidad para encontrar estrategias para la cura funcional del VIH.