Compulsiones y discapacidad en los trastornos por tricotilomanía y excoriación

  • Heidi Splete

  • Maria Baena
  • Noticias de Medscape
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Las compulsiones contribuyen significativamente tanto a la discapacidad como a la mala calidad de vida en las personas con trastornos por tricotilomanía y excoriación, según datos de 91 adultos.[1]

Aunque los comportamientos repetitivos centrados en el cuerpo, específicamente los trastornos por tricotilomanía y excoriación, son similares en la presentación clínica a los aspectos del trastorno obsesivo-compulsivo, el papel de las compulsiones en estos trastornos no ha sido bien estudiado, escribieron el Dr. Jon E. Grant, de Universidad de Chicago, en Chicago, Estados Unidos, y sus colaboradores.

En un estudio publicado en Journal of Psychiatric Research, los autores reclutaron a 69 mujeres y 22 hombres que cumplían con los criterios de la quinta edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5) para los trastornos por tricotilomanía y excoriación. Los participantes completaron entrevistas de diagnóstico, inventarios de síntomas y medidas de discapacidad/funcionamiento. Las compulsiones se midieron utilizando la escala Cambridge-Chicago Compulsivity Trait Scale (CHI-T) de 15 ítems. La edad promedio de los participantes fue de 30,9 años; 48 tenían trastorno por tricotilomanía, 37 tenían trastorno por excoriación y dos tenían ambas afecciones.

En general las puntuaciones totales de CHI-T se correlacionaron significativamente con una peor discapacidad y calidad de vida, según el inventario de calidad de vida (p = 0,0278) y el inventario de discapacidad de Sheehan (p = 0,0085), pero no con la gravedad de los síntomas de los trastornos por tricotilomanía y excoriación. Los síntomas de los trastornos por tricotilomanía y excoriación se evaluaron utilizando las escalas Massachusetts General Hospital Hair Pulling Scale y Skin Picking Symptom Symptom Assessment Scale.

"En el estudio actual no encontramos una asociación entre las medidas convencionales de gravedad de los síntomas para los comportamientos repetitivos centrados en el cuerpo y la discapacidad o la calidad de vida, mientras que las compulsiones transdiagnósticas se correlacionaron con estos parámetros clínicamente importantes", escribieron los investigadores en su discusión. "Estos hallazgos podrían sugerir que las medidas de síntomas actuales para los comportamientos repetitivos centrados en el cuerpo no incluyen un aspecto importante de la enfermedad y que una comprensión más completa de estos síntomas requiere la evaluación de las compulsiones. Incluir evaluaciones validadas de compulsiones en los ensayos clínicos de terapia o medicación también parecería ser importante para futuras investigaciones", señalaron.

Los hallazgos del estudio estuvieron limitados por varios factores, incluido el uso de una muestra de la comunidad que puede no generalizarse a un entorno clínico, anotaron los investigadores. Otras limitaciones incluyen el diseño transversal, que impide sacar conclusiones sobre la causalidad, la falta de un grupo de control y el tamaño de muestra relativamente pequeño.

Sin embargo, el estudio es el primero conocido en utilizar una medida de compulsiones validada para evaluar los comportamientos repetitivos centrados en el cuerpo y los resultados sugieren un impacto clínicamente relevante de las compulsiones tanto en la disfunción psicosocial como en la mala calidad de vida en esta población de pacientes, con posibles implicaciones para el tratamiento, escribieron los investigadores.

El estudio no recibió financión externa. El autor principal, Dr. Grant, declaró recibir subvenciones de investigación de Otsuka y Biohaven Pharmaceuticals, compensación anual de Springer Publishing por actuar como editor en jefe del Journal of Gambling Studies y regalías de Oxford University Press, American Psychiatric Publishing, Norton Press y McGraw Hill.

Este contenido fue publicado originalmente en MDEdge y adaptado para Medscape en español, parte de la Red Profesional de Medscape.