Cómo la sanidad británica ayuda a que los londinenses duerman mejor gracias a una herramienta digital.


  • Médicos e Internet
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Desde hace ya unos años, el servicios sanitario público británico (NHS) tiene en marcha una estrategia de captación de herramientas innovadoras relacionadas con la salud digital. Su vinculación en este campo es una de las más valoradas del mundo. Parte del convencimiento de que muchas de las cosas que están llegando -apps, dispositivos, plataformas- pueden ofrecer maneras diferentes de abordar viejos problemas de salud, y han generado un liderazgo en esta labor digno de ser envidiado.

Para promover este campo, han introducido criterios de gestión que favorezcan lo que en España llamaríamos “compra pública innovadora”, consistente en introducir controladamente dentro de la cartera de servicios de la sanidad británica aquellos productos que hayan demostrado capacidad para resolver un problema, como si de cualquier otra tecnología se tratara. Hacerlo significa valorar la efectividad y el coste-efectividad de cada una de las nuevas soluciones que se les presenten, con unos criterios similares a los que el NICE (National Institute for Health and Care Excellence) utiliza con carácter general.

El resultado de esta actitud y estrategia es que a veces aparecen ideas interesantes que incluso vienen a llenar un vacío existente en las prestaciones sanitarias, que pueden verse complementadas con abordajes innovadores. Por ejemplo, ayudar a dormir bien. Y hacerlo sin necesidad de utilizar hipnóticos. Esto es posible, de acuerdo con el NHS, gracias a un sistema llamado Sleepio, que ya comienzan a utilizar los habitantes de Londres en una primera fase.

Así funciona Sleepio.

Sleepio utiliza tecnología digital que adapta la llamada terapia cognitivo conductual aplicada al insomnio (TCC-I). Este es un método bien conocido para tratar las alteraciones del sueño, empleado por profesionales de todo el mundo e incluso presente en la cartera de servicios de algunos centros sanitarios. Se basa en un programa estructurado que ayuda a identificar y reemplazar los pensamientos que trastocan la conciliación del sueño, así como conocer mejor las conductas que provocan o empeoran los problemas de isomnio, e intentar cambiarlos por hábitos que fomentan descansar de manera más profunda. A diferencia de lo que hacen los somníferos, la TCC-I te ayuda a superar las causas de fondo de estos problemas.

La terapia cognitivo conductual puede ser potencialmente beneficiosa para cualquier persona que tenga insomnio, y es capaz de ayudar tanto a las personas que tienen alteraciones del dormir primarias como a las que las experimentan como consecuencia de problemas somáticos, como dolores o problemas de índole psiquiátrico. Además, los efectos pueden ser duraderos si el aprendizaje y la ejecutoria son las adecuadas. No hay evidencia de que la terapia cognitivo conductual para el insomnio tenga efectos secundarios negativos.

Lo que hace Sleepio es proporcionar una serie de recursos a través de una aplicación web y móvil para establecer a través de éste una especie de conversación que sirva al paciente de aprendizaje en técnicas cognitivas, y que le permitan abordar ese fenómeno de la "mente acelerada" que a menudo impide conciliar el sueño. También ayuda a interpretar los patrones de sueño de forma natural. En definitiva, intenta sustituir la terapia personal, y ofrecer estos recursos de manera digital. Los usuarios de Sleepio, tras contestar un cuestionario sobre su situación, son guiados a través de una serie de sesiones interactivas semanales por “The Prof”, un experto virtual en sueño, y su perro narcoléptico llamado Pavlov.

Se ha comprobado clínicamente que Sleepio ayuda a superar la preocupación y las emociones negativas que acompañan la experiencia de no poder dormir. Como ya se ha dicho, se puede acceder a Sleepio a través de aplicaciones web y móvil, capaces de crear un entorno de confianza para el usuario. También ofrece acceso a artículos de interés, algunas herramientas útiles para los pacientes, y una comunidad de apoyo para sus usuarios. Sleepio también se ha utilizado para tratar algunos trastornos de salud mental leves, y está siendo evaluada para casos de ansiedad y depresión.



Así la ha seleccionado el NHS.

Lo primero fue constatar por las autoridades sanitarias las largas listas de espera que existían en el área de Londres para acceder a los servicios de apoyo psicológicos en relación a consultas sobre insomnio. La Junta de Salud de Londres, una entidad presidida por el Alcalde de la ciudad, con representación municipal, del NHS y de los servicios de Salud Pública de Inglaterra, decidió identificar soluciones digitales para abordar esta sobredemanda. Así, un grupo de trabajo realizó una búsqueda inicial.

El objetivo era trabajar con enfoque preventivo, y que las personas pudieran obtener acceso a ciertos recursos digitales las 24 horas del día a su conveniencia. El objetivo era dirigirse específicamente a personas con problemas relacionados con la de salud mental, de carácter menor, que no requirieran visita al médico de cabecera, pero que pudieran beneficiarse de la asistencia remota y la autoayuda.

Sleepio llegó tras seleccionar aquellas soluciones que hubieran mostrado evidencia de que las personas estaban dispuestas a usarlas, diseñadas para una buena experiencia de usuario y con suficiente validez clínica. Sleepio, que ya estaba presente en Estados Unidos, aceptó trabajar en colaboración con el NHS y así desarrollar y probar una solución que cumpliera con los objetivos del proyecto.

A raíz de este desarrollo conjunto, se firmó un contrato de uso tutelado a finales de 2017. Actualmente los pacientes del NHS de Londres tienen acceso ilimitado a Sleepio a través del portal de recursos asistenciales llamado “Good Thinking”. Este portal está dirigido tanto a prevenir problemas de salud mental como a permitir que los londinenses accedan a un tratamiento de autoayuda on line basado en la evidencia. Los resultados de esta herramienta a largo plazo se están evaluando.