¿Cómo ha cambiado el uso de las tecnologías digitales por los médicos norteamericanos en los tres últimos años?


  • Médicos e Internet
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La Asociación Médica Americana (AMA) realizó en 2016 una encuesta para saber qué grado de aceptabilidad y penetración tenían determinadas herramientas digitales en el trabajo clínico. Se dedicó a preguntar a un grupo significativo de sus asociados hasta qué punto resultaban útiles y se empleaban cotidianamente herramientas como la consulta por videoconferencia o la monitorización remota de los pacientes. Esta misma asociación ha tenido la idea de repetir la encuesta justo tres años después, durante 2019, y han presentado unos datos muy precisos de hasta qué punto, y con qué ritmo, aumenta el uso de estas oportunidades digitales en el desempeño médico.

La principal conclusión es que la adopción de las herramientas digitales en el área de la asistencia sanitaria ha crecido significativamente entre todos los grupos de médicos desde 2016, y que hay más facultativos que nunca que reconocen estas utilidades como una ventaja para impulsar una mayor eficacia y seguridad en la atención clínica que practican.

En este estudio comparativo fueron encuestados más de 1.300 médicos norteamericanos. En términos generales, los  incrementos en la aceptabilidad y uso que se registraron fueron de casi el doble de la tasa de penetración que existía al inicio del periodo considerado. 

Los objetivos del estudio consistieron en medir cinco aspectos, que son los siguientes: 

  • Cambios en el interés declarado sobre las herramientas digitales de salud y el grado en que los médicos creen que ayudan u obstaculizan su labor de atención al paciente.

  • La familiaridad actual con siete grupos de herramientas específicas de salud digital, y aspectos valorativos como el entusiasmo de los médicos por ellas, la confianza en la relevancia que tienen para la práctica clínica, o la dinámica de incorporación.

  • Para cada herramienta, cuáles se consideran que son sus ventajas experimentadas o previstas.

  • El nivel ideal de participación que los médicos desearían tener a la hora de actuar como decisores de incorporación en las organizaciones. 

  • Cuáles se consideran los requisitos exigibles para que estas tecnologías emergentes tengan una presencia real en las organizaciones sanitarias.

Las siete categorías de herramientas digitales de salud que se analizaron se concretaron en los grupos de “monitorización remota que mejore la eficiencia”, “monitorización remota orientada a la asistencia y los cuidados médicos”, “herramientas de apoyo a las decisiones clínicas”, “mejora de la implicación del paciente”, “teleconsulta”, “mejora de procesos y flujos asistenciales” y “acceso a datos por parte del paciente”.

Según la encuesta de la AMA, las tendencias de adopción en estas siete categorías refrendan absolutamente la idea de que se está produciendo una auténtica transformación digital en la atención sanitaria norteamericana. Las conclusiones parciales que lo demuestran son las siguientes:

  • Teleconsulta. La adopción por los médicos se duplicó del 14% en 2016 al 28% en 2019, y éste es el mayor crecimiento de entre todas las áreas analizadas. En esta categoría se incluyen sistemas que permiten conexiones de audio o video empleadas para ver pacientes de forma remota.

  • Monitorización remota orientada a la asistencia y los cuidados médicos. La adopción entre los médicos aumentó del 13% en 2016 al 22% en 2019. Esta categoría incluye aplicaciones y dispositivos móviles de uso personal por los pacientes, especialmente con enfermedades crónicas, que permiten la medición diaria de variables vitales, como peso, presión arterial, glucemia, etc. Las lecturas son visibles a los ojos del paciente y se transmiten a la consulta del médico. Además, pueden generarse alertas como consecuencia de lecturas perdidas o fuera de rango.

  • Monitorización remota que mejore la eficiencia. La adopción por los médicos en este apartado aumentó más modestamente, del 12% en 2016 al 16% en 2019. Esta categoría incluye versiones inteligentes de dispositivos clínicos comunes, como termómetros, manguitos de presión arterial o básculas, que traspasan automáticamente las lecturas a la historia clínica del paciente.

  • Herramientas de apoyo a las decisiones clínicas. Las tasas de adopción aumentaron del 28% en 2016 al 37% en 2019. Esta categoría incluye módulos utilizados en el sistema de historia clínica, o también aplicaciones móviles integradas en esa misma base de información que avisan de cambios potencialmente significativos en los datos del paciente, como el aumento o pérdida de peso, cambios en la analítica sanguínea, etc.

  • Mejora de la implicación del paciente. Aquí la adopción entre los encuestados aumentó del 26% en 2016 al 32% en 2019. Esta categoría incluye soluciones para promover el bienestar del paciente y su participación activa en el proceso asistencial, especialmente en las enfermedades crónicas, y también herramientas de ayuda al cumplimiento terapéutico. 

  • Mejora de procesos y flujos asistenciales. La adopción de médicos aumentó poco, del 42% en 2016 al 47% en 2019. Esta categoría incluye la comunicación y el intercambio de datos clínicos por vía electrónica para realizar interconsultas con otros especialistas, o hacer derivaciones dentro de las organizaciones.

  • Acceso a datos por parte del paciente. En este apartado la adopción por los médicos aumentó del 53% en 2016 al 58% en 2019, y ese total se corresponde con la tasa de adopción más alta entre las categorías, aunque no la que más creció en el periodo. Esta categoría incluye sistemas de acceso telemático que permiten a los pacientes ver su información clínica -como resultados de laboratorio-, recibir recordatorios de citas o avisos relacionados con los tratamientos, solicitar recetas de continuidad, o concertar citas y comunicaciones con el equipo médico.

La mejora de la eficiencia y la mayor seguridad del paciente siguen siendo los factores más importantes que impulsan el interés del médico norteamericano hacia las herramientas digitales. Cada vez más, abordar la adherencia del paciente a su plan de tratamiento y la mejora en la utilización del tiempo y dedicación profesional han aumentado en importancia como factores que promueven el interés del profesional por estas herramientas.

Además, y de manera novedosa, la investigación de la AMA preguntó a los médicos sobre su conocimiento y uso actual de las tecnologías más emergentes, como la inteligencia artificial, el blockchain y la medicina de precisión. Si bien los niveles de conocimiento superan ampliamente las tasas de adopción, más de un tercio de los médicos tenían la intención de probar este tipo de tecnologías emergentes dentro de los próximos meses.