Comer setas con regularidad parece asociarse a un menor riesgo de cáncer de próstata (Int J Cancer)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los resultados del primer estudio de cohorte a largo plazo sobre más de 36.000 hombres durante décadas sugieren una asociación entre comer setas y un menor riesgo de cáncer de próstata, según publican sus autores en el International Journal of Cancer.

"Los estudios de laboratorio y en organismos vivos han demostrado que los hongos tienen el potencial de prevenir el cáncer de próstata -señala Shu Zhang, de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Tohoku (Japón)-. Sin embargo, la relación entre el consumo de hongos y el cáncer de próstata en humanos nunca se ha investigado antes".

"Hasta donde sabemos, este es el primer estudio de cohorte que indica el potencial preventivo del cáncer de próstata de los hongos a nivel de población -destaca Zhang-. Aunque nuestro estudio sugiere que el consumo regular de setas puede reducir el riesgo de cáncer de próstata, también queremos enfatizar que seguir una dieta saludable y equilibrada es mucho más importante que llenar su cesta de la compra con setas".

Para el estudio, los investigadores analizaron dos cohortes con un total de 36.499 hombres de 40 y 79 años en Miyagi y Ohsaki (Japón), desde 1990 y 1994, respectivamente, con una duración del seguimiento para la cohorte Miyagi de 24,5 años, y de 13,25 años en el caso de la cohorte Ohsaki. Se pidió a los participantes que completaran un cuestionario relacionado con sus elecciones de estilo de vida, como el consumo de setas y otros alimentos, actividad física, hábitos de fumar y beber, así como que proporcionaran información sobre su educación y antecedentes familiares y médicos.

El seguimiento a largo plazo de los participantes indicó que el consumo de setas de forma regular reduce el riesgo de cáncer de próstata, y fue especialmente significativo en varones de 50 años o más y en aquellos cuya dieta consistía principalmente en carne y productos lácteos, con un consumo limitado de frutas y verduras.