Clave molecular para retrasar la progresión de la esclerosis múltiple (EMBO Mol Med)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) han participado en el hallazgo de una clave molecular para retrasar la progresión de la esclerosis múltiple, trabajo que se publica en EMBO Molecular Medicine. Los investigadores han conseguido en el laboratorio mejorar los síntomas en la fase crónica de la enfermedad, al favorecer la reparación del tejido nervioso. El reto ahora es avanzar con la investigación en humanos.

Este descubrimiento es fruto del trabajo de un consorcio internacional liderado en Euskadi desde la UPV/EHU y el centro Achucarro, junto a personal de ciberNed y el CIC biomaGUNE.

El tratamiento actual de la esclerosis múltiple se basa en modular la actividad del sistema inmunitario e impedir que sus células accedan al sistema nervioso central y lo dañen. Estas terapias son eficaces en las fases iniciales de la enfermedad, pero no impiden su avance y el deterioro funcional progresivo.

Los investigadores apuntan que en la fase progresiva de la enfermedad son las células microgliales del cerebro las principales causantes de la inflamación crónica responsable del deterioro neurológico. Estas células son los centinelas del cerebro y reaccionan ante cualquier daño o infección. Esta reacción, que es en principio beneficiosa, se convierte en nociva cuando se prolonga en el tiempo dando lugar a una inflamación crónica, y agrava la enfermedad y favorece su avance.

En el trabajo que se acaba de publicar se ha conseguido identificar un receptor denominado P2X4, en las células microgliales que incrementa su potencial antiinflamatorio, con objeto de disminuir el daño en la esclerosis múltiple y, sobre todo, potenciar las respuestas reparadoras propias del organismo.

Este desarrollo experimental se ha realizado utilizando modelos animales de esta enfermedad, gracias a los que se ha podido descubrir que los fármacos que activan ese receptor mejoran los síntomas en la fase crónica de la enfermedad, al favorecer la reparación del tejido nervioso.

Según ha indicado María Domercq, del Departamento de Neurociencias de la UPV/EHU, que trabaja en el centro de investigación Achucarro de Leioa, "estamos ante un hallazgo que abre una nueva vía de desarrollo farmacológico para el tratamiento de la fase progresiva de la Esclerosis Múltiple, y con ello, queremos abrir una nueva puerta a la mejora de la calidad de vida de las personas que padecen esclerosis múltiple".