Cirugía robótica, terapia con protones o secuenciación genética estarán entre los principales avances clínicos de 2019


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La cirugía robótica, los quirófanos híbridos, el uso de la terapia con protones y los nuevos aceleradores con resonancia, la expansión de la inteligencia artificial en la gestión sanitaria, así como las nuevas infraestructuras aplicadas a la neonatología y la secuenciación genética, van a ser los principales avances clínicos de los que se van a beneficiar los pacientes en el 2019, según un análisis realizado por el Instituto Coordenadas de Gobernanza y Economía Aplicada.

Todos estos avances girarán en torno a tres principios: mayor seguridad, personalización de la atención y digitalización. "Alrededor de estos fundamentos básicos, giran los cinco avances clínicos que van a tener un impacto relevante en el nuevo año que comienza y que, de verdad, están cambiando la vida de enfermos, médicos y centros hospitalarios", apunta la organización.

En relación a la cirugía, en los últimos tiempos se ha producido una expansión de la robótica a todo el sistema sanitario español, y ya hay más de 40 centros públicos y privados que disponen de instrumental robotizado para intervenciones quirúrgicas, a los que pronto se sumarán casi una decena en diferentes fases de instalación.

A finales de 2019 la práctica totalidad de los grandes hospitales de referencia en el sector público dispondrán de robots quirúrgicos. Con ello, la dotación de esta tecnología en la red pública se equiparará con la amplia presencia de estos equipos en el sector privado.

El éxito de esta tecnología se debe a la implantación del robot quirúrgico Da Vinci, que ha servido para la formación de numerosos equipos de cirujanos y también a la inminente llegada al mercado de nuevos equipos "más pequeños y de menor coste" que permitirán una "versatilidad de uso muy notable" y su extensión a hospitales de tipo medio.

Asimismo, según el informe, la robotización quirúrgica avanza en paralelo a los denominados quirófanos híbridos (salas quirúrgicas equipada con dispositivos avanzados de imagen) que permiten una máxima precisión intraoperatoria, con la consiguiente mejora de la seguridad para el paciente y la mínima invasión.

La terapia de protones, especialmente indicada para algunos tipos de cáncer especialmente sensibles, como el cáncer infantil, de cerebro u ocular, aumenta la precisión de la radioterapia de protones y permite radiar de forma precisa los tumores cancerígenos con mínima invasión para el resto del organismo de los pacientes, disminuyendo los efectos secundarios sobre el tejido circundante.

La instalación en España de la terapia de protones permitirá que los pacientes con cáncer, con mucha frecuencia niños, no tengan que viajar al extranjero para recibir la terapia más adecuada a su tipo de cáncer. De esta forma, radioterapeutas y físicos médicos acceder al uso de una tecnología largamente demandada por sus respectivas asociaciones científicas. Por otra parte, el Hospital La Paz de Madrid previsiblemente instalará este año el primer acelerador con resonancia integrada de España.

Tanto dentro como fuera de España se han llevado a cabo experiencias piloto para el empleo de la inteligencia artificial en el sistema de clasificación de pacientes en urgencia para una mejor atención sanitaria.

"Los tiempos de espera son un mal endémico del sistema sanitario español y los modelos de inteligencia artificial pueden ayudar a una primera valoración del paciente y su orientación hacia el recurso más adecuado a su situación, inclusive la teleconsulta", han señalado los expertos.

Ahora bien, la inteligencia artificial también se va a aplicar al diagnóstico radiológico, lo que cambiará los servicios de radiología y la profesión de radiólogo, como la automatización cambió los laboratorios hace años.

La personalización de la atención aplicada a las infraestructuras sanitarias que comenzó con la generalización de las habitaciones individuales y los boxes individuales en unidades de cuidados intensivos, y se extendió a las salas de parto (Unidades Integradas de Dilatación, Parto y Recuperación), va a llegar también a las nuevas Unidades de Cuidados Intensivos Neonatales.

Ello, unido a la dotación de cámaras web, facilitará a la familia el contacto con neonato hospitalizado. El empleo de cámara web para acercar al neonato hospitalizado a su familia, ha sido ya probado con éxito en nuestro país en el Hospital Clínic de Barcelona, y tras estos casos pioneros, a buen seguro será pronto un estándar de atención.

El diagnóstico genético ya ha dejado de ser una singularidad de limitado uso y se expande de forma contundente en todos los centros sanitarios, ya que permite la identificación de esos genes defectuosos y facilita un diagnóstico precoz que, en la mayoría de los casos, es trascendental para curar la enfermedad.

Estas técnicas de aplicación ya casi rutinaria en el tratamiento farmacológico del cáncer (medicina de precisión) se están desarrollando para la detección temprana de enfermedades de enorme impacto, como el Alzheimer, que depende de esa precocidad en el diagnóstico para aliviar su impacto.

"Este análisis de los avances clínicos determinantes para el nuevo año muestra lo decisiva que es una política sanitaria que impulse la investigación, la innovación y que sea capaz de incorporar a los sistemas de salud lo que de verdad impacta en el bienestar de los ciudadanos, en su seguridad y en su experiencia en el contacto con los servicios sanitarios, más allá de estrategias cortoplacistas y sin visión de futuro", concluye el vicepresidente ejecutivo del Instituto Coordenadas, Jesús Sánchez Lambás.