China destaca los seis tratamientos con mayor potencial para combatir el nuevo coronavirus


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El Gobierno Chino ha publicado la séptima versión de la guía de diagnóstico y tratamiento de COVID-19, en la que destaca hasta seis medicamentos y terapias que han sido ya utilizados y obsevados sus buenos resultados, y algunos medicamentos que tienen el potencial de derrotar al virus y han entrado en ensayos clínicos.

El primero es el fosfato de cloroquina, medicamento ampliamente utilizado contra la malaria y las enfermedades autoinmunes, que se ha utilizado durante más de 70 años. El medicamento se ha utilizado en el tratamiento de 285 pacientes con COVID-19 gravemente enfermos en un hospital en Wuhan, y hasta ahora no se han encontrado reacciones adversas obvias. En la última versión de la guía de tratamiento, se recomienda el fosfato de cloroquina para pacientes con COVID-19 de 18 a 65 años. La cantidad para pacientes de más de 50 kg es de 500 mg por dosis dos veces al día durante siete días. La guía también señaló que los pacientes deben tomar menos de tres medicamentos antivirales.

El segundo fármaco que se recomienda es el tocilizumab, proteína sintética inyectable que bloquea los efectos de la IL-6 en pacientes con artritis reumatoide. IL-6 es una proteína que el cuerpo produce cuando hay inflamación. La última versión de la guía sugiere el uso de tocilizumab en pacientes con un nivel creciente de IL-6 y con lesiones extensas en ambos pulmones o síntomas graves. Investigadores chinos han descubierto que una causa de muerte para pacientes graves y en estado crítico infectados con el nuevo coronavirus es la llamada “tormenta de citoquinas”, una reacción exagerada del sistema inmunitario. Estos pacientes se encuentran con un mayor nivel de IL-6 en la sangre. El mes pasado se recomendó el aumento del nivel de IL-6 como una señal de advertencia de que la situación del paciente podría deteriorarse. Actualmente, el medicamento se encuentra en ensayos clínicos en 14 hospitales en Wuhan y un total de 272 pacientes graves habían sido tratados con tocilizumab al 5 de marzo.

Otro tratamiento que se está utilizando, al tiempo que se investiga, es el plasma convaleciente, procesado a partir del plasma recogido de pacientes recuperados, que contiene una gran cantidad de anticuerpos protectores. Hasta el 28 de febrero, 245 pacientes con COVID-19 habían recibido la terapia y 91 casos habían mostrado mejoría en los indicadores y síntomas clínicos. Según las autoridades sanitarias, la terapia con plasma ha demostrado ser segura y efectiva.

Otro tratamiento es la medicina tradicional china (TCM), que destacan ha demostrado su eficacia en el tratamiento de pacientes con COVID-19. Con este tratamiento los pacientes con síntomas leves han visto aliviar su fiebre o tos, según los expertos médicos. Para pacientes gravemente enfermos, la medicina tradicional china ayudó a aliviar los síntomas y restablecer la saturación de oxígeno en la sangre, evitando que las condiciones de los pacientes se conviertan en casos críticos. Uno de los tratamientos dentro de la medicina tradicional china es la cocción de ‘Qingfei Paidu', que ha sido recomendada a instituciones médicas en todo el país desde el 6 de febrero después del análisis de datos en 214 casos. A partir del 29 de febrero, la decocción se usa en 66 hospitales designados en 10 regiones de nivel provincial en China.

Entre los fármacos que están en investigación se encuentra el favipiravir, un medicamento contra la gripe disponible en los mercados extranjeros, que se ha utilizado en un estudio controlado paralelo en Shenzhen, provincia de Guangdong, con 80 pacientes reclutados. El resultado inicial del ensayo muestra que el medicamento tiene una eficacia relativamente obvia y bajas reacciones adversas. Los expertos han sugerido ampliar el ensayo para observar y estudiar más a fondo su efecto.

Por otro lado, el remdesivir, desarrollado contra las infecciones de Ébola por la compañía Gilead Sciences, ha demostrado tener una actividad antiviral bastante buena contra el nuevo coronavirus a nivel celular. Cao Bin, un experto en respiración que lidera el programa con remdesivir, ha señalado que dos ensayos con este fármaco se llevan a cabo sin problemas y que China compartirá los datos con la comunidad internacional una vez que se complete el programa.

Finalmente, los estudios clínicos destacan la terapia con células madre, que pueden inhibir la reacción exagerada del sistema inmunitario y que también se ha empleado para tratar pacientes severos. A partir del 21 de febrero, 4 pacientes que recibieron la terapia fueron dados de alta del hospital y se espera que el ensayo se amplíe aún más. Actualmente, tres tipos de células madre - mesenquimales, pulmonares y células madre embrionarias - se usan en tratamientos. Los investigadores generalmente inyectan productos de células madre en los pulmones.

Mientras tanto, la Academia China de Ciencias ha desarrollado un nuevo fármaco de células madre, llamado CAStem, que ha mostrado resultados prometedores en experimentos con animales. El equipo de investigación ha solicitado una evaluación urgente por parte de la Administración Nacional de Productos Médicos. Las aprobaciones del comité de ética y la observación y evaluación clínica están en progreso.