CESM y Satse manifiestan su malestar por la falta de diálogo de Illa


  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El Sindicato de Enfermería (Satse) y la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) han manifestado su “profundo malestar” por el “silencio” del ministro de Sanidad, Salvador Illa, a su último llamamiento al diálogo y acuerdo con los profesionales sanitarios. Han eñalado que están trabajando ya en “posibles iniciativas por la inacción del Gobierno ante la grave situación que atraviesan los médicos y enfermeros de nuestro país”.

El secretario general de la CESM, Gabriel del Pozo, y el presidente de Satse, Manuel Cascos, han coincidido en lamentar que el responsable del Ministerio de Sanidad “siga sin mostrar ningún interés por abordar con sus organizaciones la difícil situación a la que se está enfrentando nuestro Sistema Nacional de Salud (SNS) por la grave expansión de la COVID-19, de cara a buscar de manera conjunta soluciones a todos los problemas existentes”.

El último ofrecimiento al titular de Sanidad se produjo el pasado 1 de octubre y, transcurridos 15 días desde ese momento, “sigue sin haber un intento de diálogo por su parte. De ahí que ambas organizaciones que defienden los intereses de médicos y enfermeros “estén ya trabajando en posibles iniciativas para un futuro próximo sin descartar ninguna”. “Las decisiones al respecto se adoptarán en próximas fechas”, apuntan.

Para CESM y SATSE, resulta “absolutamente inconcebible” que desde el Ministerio de Sanidad se “mire hacia otro lado” cuando los representantes de enfermeros y médicos les piden colaborar para mejorar el Sistema Nacional de Salud (SNS) en plena pandemia, teniendo en cuenta, además, que existe “una clara previsión de endurecimiento de la crisis sanitaria en las próximas semanas”.

Huelga nacional para el 27 de octubre

CESM ha presentado este miércoles su convocatoria de huelga oficial para el próximo 27 de octubre, en la que se hace un llamamiento al colectivo médico y demás licenciados sanitarios del Sistema Nacional de Salud (SNS) para su seguimiento los últimos martes laborables de cada mes.

Como se expone en el escrito que ya está en los registros tanto del Ministerio de Sanidad como del de Trabajo, esta decisión viene provocada por la actual situación que atraviesan los profesionales, que “arrastran años de recortes provocados por una insuficiencia financiera y de graves defectos de planificación y gestión que afectan negativamente a la viabilidad del Sistema Nacional de Salud, socavan la calidad asistencial que se debe proporcionar a ciudadanos y pacientes y de manera muy especial han deteriorado las condiciones laborales y profesionales de los facultativos”.

A las carencias mencionadas, añaden “una política de personal que ha abusado en exceso de la temporalidad, lo que ha conducido a una precariedad laboral inaceptable que impide el desarrollo profesional, la mejora de la calidad asistencial y que dificulta en exceso la fidelización de los profesionales”.

“Además, la falta de procesos selectivos y de movilidad, la sobrecarga asistencial, la discrecionalidad en nombramientos para puestos jerárquicos o el insuficiente y caduco modelo retributivo no han hecho sino estimular la huida de médicos a otras redes asistenciales y a otros países del entorno europeo donde encuentran mejores condiciones para sus condiciones profesionales, laborales y personales”, agregan.