Células protectoras en los pulmones explican por qué dejar de fumar reduce el riesgo de cáncer (Nature)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Las células protectoras en los pulmones de los exfumadores podrían explicar por qué dejar de fumar reduce el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón, según investigadores del Instituto Wellcome Sanger y el University College London (Reino Unido).

Los científicos han descubierto que, en comparación con los fumadores actuales, las personas que habían dejado de fumar tenían más células pulmonares genéticamente sanas y un riesgo mucho menor de desarrollar cáncer.

La investigación, publicada en Nature, es parte del proyecto Mutographs of Cancer, dirigido a detectar firmas de ADN que indican la fuente del daño, para comprender mejor las causas del cáncer y descubre las que aún no conocemos.

El estudio muestra que dejar de fumar podría hacer mucho más que detener el daño a los pulmones. Los investigadores creen que también podría permitir que células nuevas y sanas repongan activamente el revestimiento de nuestras vías respiratorias. Este cambio en la proporción de células sanas a dañadas podría ayudar a proteger contra el cáncer. Estos resultados destacan los beneficios de dejar de fumar por completo, a cualquier edad.

El daño al ADN en las células que recubren los pulmones crea errores genéticos, y algunos de estos son mutaciones impulsoras, cambios que le dan a la célula una ventaja de crecimiento. Finalmente, una acumulación de estas mutaciones impulsoras puede permitir que las células se dividan sin control y se vuelvan cancerosas. Sin embargo, cuando alguien deja de fumar evitan la mayor parte del riesgo posterior de cáncer de pulmón.

En el estudio, los investigadores encontraron que los exfumadores tenían cuatro veces más de estas células sanas que las personas que todavía fumaban, lo que representa hasta el 40% del total de las células pulmonares en los exfumadores.

"Los resultados se suman a la evidencia existente de que, si fuma, dejar de fumar por completo es lo mejor que puede hacer por su salud. No siempre es fácil dejar el hábito, pero obtener el apoyo de un servicio local gratuito para dejar de fumar triplica la posibilidad de éxito en comparación con hacerlo solo", destacan los autores.