Células inmunitarias defectuosas en el cerebro aumentan el riesgo de Alzheimer (Nat Neurosci)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Las mutaciones del gen TREM2 pueden aumentar significativamente el riesgo de enfermedad de Alzheimer, al activar las células inmunitarias del cerebro para eliminar los depósitos tóxicos, principalmente en las primeras etapas de la enfermedad, según ha revelado un estudio del Centro Alemán para Enfermedades Neurodegenerativas (DZNE) y la Universidad Ludwig-Maximilians de Múnich (Alemania).

Un rasgo distintivo de la enfermedad de Alzheimer es la formación de depósitos tóxicos en el cerebro. Las células de la microglía protegen el cerebro eliminándolo de estos desechos tóxicos. TREM2 es un factor clave para activar las células de la microglía y, por lo tanto, es una posible diana para los nuevos enfoques terapéuticos. Para explorar más a fondo estas opciones, los científicos realizaron un análisis detallado del desarrollo de la enfermedad en ratones con y sin un gen TREM2 funcional.

En ratones con TREM2 sano, las células de la microglía se agrupan alrededor de pequeñas placas emergentes al principio de la enfermedad y evitan que se agranden o se expandan. "Pudimos demostrar que las microglías se sienten especialmente atraídas por las placas de amiloide. Rodean placas individuales y las envuelven pieza por pieza", explica el investigador principal, Christian Haass, en un artículo publicado en Nature Neuroscience.

Por el contrario, en ratones que carecen de TREM2, las células microgliales no pudieron realizar esta tarea. La activación terapéutica de TREM2 en una etapa temprana de la enfermedad podría ayudar a contrarrestar la formación de agregados tóxicos de proteína beta-amiloide.

Sin embargo, los resultados del estudio también deben ser tomados con cautela. Si bien TREM2 previene la formación de placa al inicio de la enfermedad, puede tener el efecto opuesto más adelante. En estadios más avanzados de la enfermedad, las placas crecieron más rápido en ratones con TREM2 funcional que en ratones que carecen del gen correspondiente. Los investigadores descubrieron que esto podría explicarse por el hecho de que TREM2 induce a las células de la microglía a producir ApoE, que mejora la formación de depósitos de amiloide.