Células alfa del páncreas pueden hacerse cargo de las funciones de las células productoras de insulina dañadas o ausentes (Nat Cell Biol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

En colaboración con otros investigadores internacionales, científicos de la Universidad de Bergen (Noruega) han descubierto que las células productoras de glucagón en el páncreas pueden cambiar de identidad y adaptarse para que hagan el trabajo para sus células de insulina vecinas dañadas o desaparecidas.

"Posiblemente nos enfrentamos al comienzo de una forma totalmente nueva de tratamiento para la diabetes, en la que el cuerpo puede producir su propia insulina, con alguna ayuda inicial", comenta Luiza Ghila.

Los investigadores descubrieron que solo alrededor del 2% de las células vecinas en el páncreas pueden cambiar su identidad. Sin embargo, esa cantidad hace que los investigadores se sientan optimistas acerca de nuevos enfoques de tratamiento potenciales. Su trabajo se publica en Nature Cell Biology.

Por primera vez en la historia pudieron describir los mecanismos detrás del proceso de identidad celular. Resulta que no es un proceso pasivo, sino que es el resultado de las señales de las células circundantes. En el estudio, pudieron aumentar el número de células productoras de insulina al 5% utilizando un fármaco que influye en el proceso de señalización intercelular. Hasta ahora, los resultados solo se han mostrado en modelos animales.

"Si adquirimos más conocimiento sobre los mecanismos que hay detrás de esta flexibilidad celular, entonces podríamos posiblemente ser capaces de controlar el proceso y cambiar las identidades de más células para que se pueda producir más insulina", explica Ghila.

Según los autores, los nuevos descubrimientos no solo son buenas noticias para el tratamiento de la diabetes. "La capacidad de las células para cambiar la identidad y la función puede ser un descubrimiento decisivo en el tratamiento de otras enfermedades causadas por la muerte celular, como la enfermedad de Alzheimer y el daño celular debido a infartos de miocardio", apunta Ghila.