Celebrado el Día Mundial de la Dermatitis Atópica


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los alergólogos señalan que un mejor control de la dermatitis atópica podría detener la "marcha atópica", es decir, un grupo de comorbilidades o trastornos derivados de la enfermedad como alergias alimentarias, rinitis y asma, según informa Milagros Lázaro, presidenta del Comité de Alergia Cutánea de la Sociedad Española de Alergia e Inmunología Clínica (SEAIC), que añade que es algo que se está estudiando en este momento.

En el marco de la celebración el pasado sábado 14 de septiembre del Día Mundial de la Dermatitis Atópica, esta especialista quiso destacar la importancia de concienciar sobre esta enfermedad crónica incurable que afecta a la calidad de vida de sus pacientes. "Las personas que viven con esta patología ven sus efectos en la piel (enrojecimiento, hinchazón y lesiones) pero también sienten el efecto debilitador que tiene en sus vidas diarias, como el picor persistente, la piel agrietada, gruesa y supurante", comentó Lázaro.

Además, señaló que no solo tiene efectos cutáneos, sino que estos también pueden ser psicológicos, ya que "hasta en el 50% de los pacientes sufren consecuencias negativas como alteraciones del sueño, ansiedad, depresión o aislamiento".

La prevalencia de la dermatitis atópica en España se estima en un 3,4% de la población general, del cual el 60% de los casos son infantiles, destacando que en el 19,1% de estos casos se produce en niños de 0 a 5 años (71%).

Son pocos los que empiezan a manifestar la enfermedad a partir de los siete años (24%). Su aparición hace que la actividad infantil se vea limitada, afectando incluso a su integración social.

Según los datos del Informe Alergológica 2015, los niños con dermatitis atópica en edad escolar faltaron una media de entre 10 y 24 días a clase al año. Esta patología afecta también a sus familiares, por lo que un 22% de los padres de los pacientes faltó una media de entre 9 y 17 días al año a su trabajo.

Por otro lado, entre los pacientes adultos se produjo una media de 2,7 días al año de absentismo laboral a causa de los síntomas. "Esta dermatitis, que afecta hasta alrededor del 15 y 20% de los niños, se mantiene en muchos casos hasta más allá de la adolescencia y continúan con la misma hasta la edad adulta", destacó Lázaro.