CCOO, CSIF y UGT exigen el impulso de la jubilación anticipada del personal sanitario

  • Ana Villajos
  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO (FSS-CCOO), la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) y la Secretaria de Salud, Sociosanitario y Dependencia de UGT Servicios Públicos piden el impulso de la jubilación anticipada del personal sanitario y sociosanitario. Para ello, reclaman una reunión urgente con la Seguridad Social. El objetivo de la misma es conseguir la aplicación de coeficientes reductores para el cálculo de la pensión.

De esta forma, en una carta conjunta, CCOO, CSIF y UGT Servicios Públicos solicitan a la Secretaría de Estado de la Seguridad Social y Pensiones que inicie este procedimiento. No obstante, ya son meses pidiendo el impulso de la jubilación anticipada.

Asimismo, argumentan que el Ministerio debe convocar a estas organizaciones sindicales cuanto antes para empezar a trabajar en esta reivindicación. Esto supone iniciar el procedimiento para establecer los coeficientes reductores. A continuación, rebajar la edad de jubilación y establecer una edad mínima de acceso a la pensión. Estas medidas deben aplicarse a los y las profesionales del personal estatutario, funcionario y laboral de los Servicios de Salud y Sociosanitarios.

Impulso de la jubilación anticipada
En cuanto a los argumentos del impulso de la jubilación anticipada, insisten en las características del trabajo de estos profesionales. Así, aluden a guardias, nocturnidad, cuidado de pacientes, contacto con enfermedades contagiosas y productos tóxicos, etc. Es decir, situaciones de especial penosidad, que ya se han tenido en cuenta para la jubilación anticipada de otras profesionales.

Cabe recordar que este procedimiento exige la realización previa de estudios sobre siniestralidad en el sector. Así, se debe analizar su penosidad, teniendo en cuenta el sistema de turnos, el trabajo nocturno, la peligrosidad y toxicidad de las condiciones del trabajo, su incidencia en los procesos de incapacidad laboral que genera en los trabajadores/as, y los requerimientos físicos y psíquicos exigidos para desarrollar su actividad.