CC.OO y FADSP valoran negativamente la evolución de la Sanidad madrileña


  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La Ley de Ordenación Sanitaria de la Comunidad de Madrid de 2001 establecía en su artículo 55.2 que una de las tareas de la Autoridad en Salud Pública era la elaboración del Informe del Estado de Salud de la Población de la Comunidad de Madrid, el último de los cuales se publicó en 2016 con indicadores de 2015. Sin embargo, no existe un Plan de Salud de la Comunidad de Madrid  como tal. Es por ello que desde Comisiones Obreras de Madrid y la Asociación paca la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid se ha decidido realizar un informe propio, que ya han hecho público. Todo ello teniendo en cuenta que “la ausencia de transparencia de nuestro Sistema Sanitario Público, incrementada por las privatizaciones, provoca una falta de acceso a la información que limita, de forma evidente, el conocimiento y que tiene sus efectos” en este ‘Diagnostico de la salud y del Sistema Sanitario de la Comunidad de Madrid’, según sus autores.

Entre sus principales conclusiones, destaca que la autopercepción del estado de salud de las personas en la Comunidad de Madrid ha bajado un punto en 2017 con respecto a 2011, aunque pese a ello, continúa aumentando la esperanza de vida al nacer, que en Madrid se sitúa en los 84.01 años, debido fundamentalmente a la disminución de la mortalidad entre la población mayor de 50 años y especialmente de la de 70 y más años.

Con respecto  las patologías de la propia población, a la mortalidad, los tumores son la primera causa de muerte, seguidos de las enfermedades circulatorias y respiratorias. En cuanto a los datos de morbilidad recogidos en 2017, llama la atención el aumento significativo de la prevalencia de enfermedades de riesgo cardiovascular desde 1993: hipertensión, hipercolesterolemia y diabetes.  En niños, la enfermedad crónica más prevalente es la alergia seguida por el asma.

Los servicios sanitarios

En cuanto a los propios servicios sanitarios la primera idea que concluyen los expertos es que la Atención Primaria en Madrid esta desfinanciada, “y lo está más que en el conjunto del SNS, que a su vez tiene una preocupante situación”. Respecto a la Atención Especializada, informan de que el proceso de apertura de 10 nuevos hospitales, y el traslado de otro, ha supuesto una reducción en el número de camas de la región. Se trataría de una disminución de 300 camas, lo que establecería el ratio de 3,50 camas por 1000 habitantes a 3,33 camas/1.000 habitantes en 2016, teniendo en cuenta que el promedio de la Unión Europea es de 5 camas.

Sobre estos nuevos hospitales, gran parte de ellos de gestión privada, insisten en que “no existe ninguna evidencia de mejora de la asistencia sanitaria en la región, a pesar de los recursos económicos destinados a los centros privatizados”. De hecho, al contrario de lo que pasa en la sanidad pública, la atención sanitaria privada ha aumentado tanto el número de personal, como las camas. Esta percepción en salud se deduce en primer lugar de la opinión de la ciudadanía expresada en los Barómetros Sanitarios, y en segundo lugar en el aumento del número de ciudadanos en lista de espera quirúrgica (que han pasado de 27.672 en junio de 2005 a 76.808 en octubre de 2018).

Ante todos estos datos, el informe concluye con la recomendación de que la Comunidad de Madrid apueste por una nueva Ley de Ordenación Sanitaria que sustituya a la LOSCAM de 2001, que acabe con las derivas privatizadoras, refuerce el sistema público, recupere las áreas de salud, garantice la universalidad y la accesibilidad de la atención sanitaria, impulse la Salud Pública y la participación efectiva de profesionales y ciudadanía.