Caso clínico: automedicación con metamizol, cuidado con los efectos secundarios

  • Dr. med.Thomas Kron
  • Noticias
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Al igual que ha hecho recientemente el Instituto Federal Alemán de Medicamentos y Productos Sanitarios, la Comisión de Medicamentos de la Profesión Médica Alemana advierte también del riesgo de agranulocitosis durante el tratamiento con metamizol. Un ejemplo de ello es el siguiente caso clínico publicado recientemente.

El paciente y sus antecedentes

Según ha informado la Comisión de Medicamentos de la Asociación Médica Alemana (Deutsches Ärzteblatt), el hombre, previamente sano, había sido tratado con metamizol durante unos días a causa de un dolor de espalda (se desconocen la duración y la dosis exactas). Posteriormente acudió al hospital por dolor de garganta y una grave dificultad para tragar. Allí se detectó una leucopenia pronunciada (200/µl) y un absceso periamigdalino, que fue extirpado quirúrgicamente.

Tratamiento y evolución

Tras su ingreso en cuidados intensivos se produjeron varias complicaciones, como shock séptico y polineuropatía por enfermedad crítica. Como el recuento de leucocitos solo había aumentado lentamente durante el tratamiento con G-CSF (factor estimulante de colonias de granulocitos) se realizó una biopsia de médula ósea, que no reveló indicios de enfermedad maligna. 

A su traslado a planta de hospitalización seguía presentando tetraparesia. La agranulocitosis se había resuelto. Dos semanas y media más tarde, el paciente, que se desplazaba con ayuda de un andador, pudo ser dado de alta. 

Otro caso de agranulocitosis inducido por metamizol

Médicos portugueses también han informado recientemente de un caso similar. Una paciente de 70 años que había sido tratada con metamizol para la fiebre y el dolor después de una cirugía. Acudió al servicio de urgencias del Hospital de São Francisco Xavier de Lisboa porque tenía fiebre persistente, diarrea y úlceras dolorosas en la boca.

Las pruebas de laboratorio revelaron agranulocitosis, según la primera autora, Rita Carvalho. La paciente recibió G-CSF durante tres días y tratamiento antibiótico empírico con mejoría significativa. La mujer recibió el alta hospitalaria completamente asintomática y permaneció clínicamente estable durante el seguimiento, sin recurrencia de la agranulocitosis.

Discusión y recomendaciones

Basándose en la anamnesis del paciente de 37 años, la Comisión de Medicamentos de la Asociación Médica Alemana recomienda:

1. Informar a los pacientes sobre los síntomas de alerta de la agranulocitosis, como fiebre, dolor de garganta y lesiones inflamatorias de la mucosa. Ante la aparición de síntomas recomiendan suspender el fármaco y consultar inmediatamente con un médico.

2. No tomar metamizol sin indicación médica ni recomendar el fármaco a terceras personas.

3. A la hora de prescribirlo, debe recordarse que los dolores leves o moderados, como el dolor de muelas, de cabeza o de espalda, no constituyen una indicación autorizada (en Alemania).

A pesar de los riesgos conocidos, las cifras de prescripción de metamizol no dejan de aumentar, como informó hace unos meses el Instituto Federal de Medicamentos y Productos Sanitarios de Alemania. El Instituto aprovechó la ocasión para recordar una vez más la importancia de respetar las indicaciones, contraindicaciones, precauciones y advertencias aprobadas para el metamizol. 

Entre otros efectos secundarios, además de la agranulocitosis, puede producirse un descenso de la presión arterial, especialmente tras la administración parenteral. Desde 2019 también se sabe que el metamizol puede provocar daños hepáticos que pueden poner en peligro la vida.

Este contenido fue publicado originalmente en Univadis Alemania.