Casi la mitad de los pacientes refieren COVID persistente hasta 18 meses tras la infección

  • Miriam Davis
  • Resúmenes de artículos
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Conclusión práctica

  • Casi la mitad de los pacientes con infección sintomática por el SARS-CoV-2 refirieron COVID persistente hasta 18 meses después, según una gran cohorte escocesa.
  • La infección asintomática, aunque infrecuente, no se asoció con la COVID persistente.

Relevancia

  • Los resultados ayudarán a los pacientes a prepararse para los posibles desenlaces y los apoyos que pueden necesitar.

Diseño del estudio

  • Estudio de cohorte basado en la población de 33.281 personas con infección por el SARS-CoV-2 confirmada por laboratorio y 62.957 personas nunca infectadas a las que se les hizo un seguimiento durante 18 meses después de la infección (abril de 2020).
  • Se administraron cuestionarios a los 6, 12 y 18 meses después de la infección, con vinculación a los registros de hospitalización y muerte.
  • La infección se definió como una prueba de PCR positiva.
  • Financiación: Chief Scientist Office y Sistema Público de Salud de Escocia.

Resultados fundamentales

  • De los 33.281 participantes con una prueba de PCR positiva, el 95 % eran sintomáticos en el momento de la infección, el 4 % tenían 1 síntoma, el 6 % tenían 2 síntomas y 8 % tenían 3 síntomas.
  • De los 31.486 pacientes que tuvieron infecciones sintomáticas, el 6 % declararon no recuperarse en absoluto (ninguna recuperación) y el 42 % declararon una recuperación parcial en su cuestionario más reciente.
  • La no recuperación se vinculó con:
    • Hospitalización con infección aguda,
    • edad avanzada,
    • sexo femenino,
    • privación,
    • enfermedad respiratoria,
    • depresión y
    • multimorbilidad.
  • La infección sintomática previa estaba relacionada con:
    • Menor calidad de vida,
    • deterioro en todas las actividades cotidianas, y
    • 24 de 26 síntomas persistentes (frente a personas nunca infectadas), que incluían:
      • Disnea (odds ratio [OR], 3,43; IC del 95 %, 3,29-3,58).
      • Palpitaciones (OR, 2,51; IC del 95 %, 2,36-2,66).
      • Dolor torácico (OR, 2,09; IC del 95 %, 1,96-2,23).
      • Confusión (OR, 2,92; IC del 95 %, 2,78-3,07).
  • La infección asintomática no se relacionó con desenlaces adversos (síntomas actuales, deterioro de las actividades diarias, reducción de la calidad de vida, hospitalización, ingreso en la UCI o muerte).
  • La vacunación antes de la infección sintomática se asoció con un menor riesgo de padecer los siguientes síntomas en el último seguimiento y tras el ajuste por posibles factores de confusión:
    • Cambios en el olfato (OR, 0,58; IC del 95 %, 0,45-0,76).
    • Cambios en el gusto (OR, 0,61; IC del 95 %, 0,46-0,79).
    • Problemas de audición (OR, 0,60; IC del 95 %, 0,44-0,83).
    • Confusión o dificultad de concentración (OR, 0,72; IC del 95 %, 0,58-0,89).
    • Ansiedad/depresión (OR, 0,76; IC del 95 %, 0,64-0,92).

Limitaciones

  • Diseño observacional.
  • Los pacientes asintomáticos con prueba de PCR positiva no refirieron desenlaces adversos.