Casi la mitad de los pacientes que reciben tratamiento T-CAR para el cáncer experimentan síntomas neurológicos


  • Univadis
  • Conference Reports
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Punto clave

  • Un innovador tratamiento para el cáncer podría producir síntomas neurológicos problemáticos y peligrosos.

Por qué es importante

  • El tratamiento con linfocitos T con receptor quimérico para el antígeno (T-CAR) conlleva beneficios considerables para los pacientes con determinados cánceres, pero también supone riesgos neurológicos graves.

Resultados clave

  • En torno al 41 % de los pacientes que recibieron tratamiento T-CAR experimentaron síntomas neurológicos en un plazo de 2 semanas tras haber recibido las infusiones.
  • El espectro clínico de la neurotoxicidad podría incluir delirio, encefalopatía, afasia, convulsiones y actividad epileptiforme, temblor/mioclono, alucinaciones y edema cerebral difuso.

Diseño del estudio

  • 53 pacientes adultos con leucemia linfoblástica aguda B recibieron quimioterapia destructora de linfocitos seguida de linfocitos T-CAR como parte de un ensayo clínico en un único centro de fase I.
  • Se extrajeron células de los pacientes, que se ampliaron y diseñaron en el laboratorio para actuar sobre las células cancerosas y luego volvieron a infundirse al paciente.

Limitaciones

  • Estudio en un único centro.
  • Sin grupo de control.

Comentario del especialista

  • Si bien tiene riesgos, este tratamiento con linfocitos T-CAR se administra a pacientes que no cuentan con otras opciones. Es una cosa más que podemos hacer por los pacientes. Todavía estamos aprendiendo cuál es la mejor manera de tratarlos. Se prevé que los pacientes que reciben linfocitos T-CAR permanezcan hospitalizados unos 14 días para que podamos atender cualquier problema de este tipo que surja”. Dr. Felipe Samaniego, profesor titular de Medicina, University of Texas MD Anderson Cancer Center, Houston, que no intervino en el estudio.