Carcinoma hepatocelular: la AGA publica directrices sobre el momento de administración de los antivíricos de acción directa y la vigilancia

  • Gastroenterology

  • Oncology guidelines update
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Punto clave

  • La Asociación Estadounidense de Gastroenterología (American Gastroenterological Association, AGA) ha publicado una actualización de la guía de práctica clínica en la que se aconseja a los médicos acerca del momento en el que se debe administrar el tratamiento con antivíricos de acción directa (AAD) contra el VHC y sobre el tratamiento/vigilancia para el carcinoma hepatocelular (CHC).

Por qué es importante

  • La actualización de las directrices de práctica clínica presenta los datos de los que se dispone en relación con los AAD y con la incidencia o recurrencia del CHC.

Puntos clave

  • El tratamiento con AAD se asocia con una reducción en el riesgo de padecer CHC, independientemente de la presencia de cirrosis.
  • Los pacientes con fibrosis o cirrosis hepáticas avanzadas deberían someterse a una vigilancia del CHC antes del inicio del tratamiento con AAD y deberían continuar bajo vigilancia.
  • La vigilancia debería incluir la obtención de ecografías, con o sin determinación de alfafetoproteína (AFP) cada 6 meses.
  • Pacientes con CHC:
    • Los que son idóneos para someterse a una extirpación o ablación curativa deberían retrasar los AAD hasta después del tratamiento.
    • Los que son idóneos para el trasplante de hígado deberían planificar el tratamiento con AAD basándose en los tiempos de espera, la disponibilidad de órganos con VHC y la disfunción hepática.
    • En el caso de CHC activo, inmediato o avanzado, no están claros el beneficio y la rentabilidad de los AAD.
    • En los pacientes con respuesta completa al tratamiento contra el CHC, no está claro cómo afectan los AAD al riesgo de recurrencia. Los AAD no deben detenerse, pero pueden retrasarse 4-6 meses. La vigilancia debería continuar indefinidamente con TAC potenciada con contraste dinámica o RMN cada 3-6 meses.