Carcedo se compromete en la próxima legislatura a suprimir el copago farmacéutico en las rentas más bajas


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, se ha comprometido a suprimir en la próxima legislatura el copago farmacéutico en las rentas más bajas para que cerca de un millón y medio de ciudadanos puedan retirar de las oficinas de farmacia los medicamentos que precisan, dentro del objetivo ya logrado en los últimos meses, como así ha subrayado, de garantizar el principio de universalidad de la asistencia sanitaria en España.

La ministra, que participó en Valladolid en un acto privado desarrollado en el Colegio Oficial de Médicos, con participación de los cabezas de lista del PSOE al Congreso y Senado, Javier Izquierdo y Manuel Escarda, respectivamente, y el número cinco al Ayuntamiento, Antonio Otero, enfatizó precisamente que los copagos son "uno de los elementos más regresivos de la política sanitaria".

En su intervención ante los medios, la titular de Sanidad expresó la necesidad de que la asistencia sanitaria aparezca recogida en la Constitución como un derecho fundamental, al igual de lo que ya se reconoce en materia educativa.

Entre los desafíos más importantes de su cartera ministerial, Carcedo citó el fortalecimiento de la AP para revertir los efectos de los recortes sufridos en los últimos años, de ahí el nuevo marco estratégico propuesto para "dinamizar y revitalizar" el sistema, así como para "ilusionar" a los profesionales sanitarios, sin olvidar la necesaria cobertura que es preciso garantizar en las zonas rurales.

A este respecto, la ministra recordó que la planificación en esta materia es competencia de las comunidades autónomas, si bien recuerda que la vocación de su ministerio se rige por el principio de "universalidad y equidad" para dar cobertura a los habitantes del medio rural.

El reforzamiento de la formación de especialistas para acabar con el déficit acumulado desde 2012, "muy clamoroso en Castilla y León", y la incorporación de la medicina de precisión, como la prevista en el Centro de Investigación del Cáncer de Salamanca, de referencia en casos de leucemia, para que la misma no ponga en peligro la sostenibilidad del sistema figuran también figuran entre los retos de futuro marcados en rojo por la ministra, quien anunció que se están analizando aquellos centros en los que se podrá administrar el primer medicamento genómico capaz de curar casos de cáncer infantil y algún linfoma de adulto contra los que actualmente no hay tratamiento.