Carcedo: “Hay que reconocer que tenemos un problema en cuanto al número de profesionales”


  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El acto inaugural de la VI Convención de la Profesión Médica organizada por la Organización Médica Colegial (OMC), que durante este viernes y sábado se está celebrando en Madrid con la asistencia de 600 profesionales, ha contado con la participación de las ministras de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, y Defensa, Margarita Robles.

En su presentación, la ministra de Sanidad ha resaltado el nivel de calidad del servicio y la cercanía a los pacientes que los profesionales han venido manteniendo durante los últimos años “a pesar de la dureza y del estrés a que ha estado sometido nuestro Sistema Nacional de Salud”. Ha destacado también la importancia de una adecuada formación de los profesionales y el incremento del 4,5% en las plazas MIR en la convocatoria de este año, lo que equivale a unas 360 plazas más. “Tenemos que reconocer que tenemos un problema en cuanto al número de profesionales”, ha señalado.

Pero, en su opinión, es necesario además que cada profesional de la Medicina pueda desarrollar un proyecto de carácter individual y personal, enmarcado en una sólida formación básica. “Cada uno podrá desarrollar el ideario de profesionalismo y la especialización o capacitación específica cimentado sobre los compromisos ético-profesionales de mantenerse competente durante la vida activa”. Solo así será posible ofrecer una actuación médica de calidad, que se adapte de modo ágil a las novedades científico-técnicas en el ámbito sanitario, tan cambiantes en el momento actual. Pero, esta actuación, ha matizado, deberá ir acompañada por un sistema sanitario en constante evolución.

Por otro lado, la implementación de nuevas herramientas, como los diplomas de acreditación y de acreditación avanzada logrará, según la ministra, un elevado nivel científico. Considera que, “junto con los conocimientos más avanzados, los médicos debemos poseer un profundo sentido humano y una clara concepción ética de la profesión”. “Una asistencia médica como acto plenamente humano posee una esencial dimensión ética, que le imprime su particular sentido, y es el fundamento deontológico de nuestra profesión”. Para Carcedo, hoy más que nunca, ante una morbilidad dominada por la cronicidad y la dependencia, por la presencia de complejas tecnologías, muchas veces invasivas, y por el carácter especial que revisten las actuaciones médicas al final de la vida, “debemos invocar la dimensión ética de la profesión”. Y en este sentido, ha recordado las Leyes de cuidados paliativos al final de la vida y de Eutanasia, actualmente en fase avanzada de tramitación en el Congreso de los Diputados.

Finalmente, ha señalado algunas de las habilidades que cada vez más se exigen a los profesionales de la salud -lo que se viene denominando “humanización de la asistencia sanitaria”-, y que incluye diferentes actuaciones y prácticas clínico-asistenciales que tienen mucho que ver con “el trato personal, con el respeto a la autonomía de los pacientes y con la observancia de nuestros valores”.

En cuanto a las prioridades marcadas por su Gobierno, Carcedo ha destacado la recuperación de derechos y la transformación tanto del sistema sanitario como de servicios sociales, partiendo de la creencia en el modelo de sanidad público como elemento esencial de cohesión social y territorial y como herramienta fundamental del estado de bienestar para proteger y mejorar la salud de la ciudadanía, logrando con ello un mayor grado de equidad y combatiendo las desigualdades en materia sanitaria.

Cuestiones pendientes

Por su parte, Serafín Romero, presidente de la OMC, se ha referido a cuestiones de actualidad, como las agresiones a los sanitarios, la falta de recursos o la sobrecarga asistencial, y ha apuntado a la necesidad inmediata de un pacto con los profesionales sanitarios, “no solo contra la precariedad, sino también por el desarrollo profesional”.

En cuanto a la brecha en la igualdad de género, ha recordado dos de los puntos del Decálogo aprobado recientemente en la Asamblea General: promover un cambio cultural entre los profesionales médicos en aras de la igualdad entre hombres y mujeres, y trabajar para fomentar la presencia de mujeres en los despachos de toma de decisiones.

En lo referente a la Atención Primaria (AP), ha subrayado su especial contribución a la sostenibilidad del sistema sanitario con una capacidad de resolución cercana al 90% y un precio aproximado del 15% de media del coste total de la factura sanitaria, pero con un horizonte económico preocupante y sin resolver aún los problemas crónicos de tipo financiero, estructural, competencial y de desarrollo profesional. Opina que se hace necesaria la puesta en marcha urgente de una reforma o renovación de la AP, que deberá ir acompañada de un aumento de financiación proporcional a la capacidad resolutiva y a la eficiencia asistencial.

Por otro lado, Romero considera que la Medicina de calidad es solo una y así debe ser tanto en el ejercicio público como privado; y en cuanto al comportamiento de los profesionales, la atención ética y deontológica debe ser la misma para asegurar que el paciente siempre esté por delante de los intereses de las instituciones.

En su opinión, para fortalecer el reconocimiento y compromiso de la sociedad, es necesario el cumplimiento estricto de las leyes justas, un claro escrutinio ético en las intervenciones públicas y transparencia en la declaración de los conflictos de interés. Y para conseguirlo, las autoridades sanitarias deben donar al médico las condiciones de trabajo y desarrollo profesional y retribuciones adecuadas, así como la aprobación del Baremo de daño sanitario.

También ha manifestado la honda preocupación de la OMG por el auge de las terapias pseudocientíficas, sectas sanitarias e intrusismo laboral, por el vacío legal existente, la incertidumbre científica-experimental y la escasez de controles de calidad al respecto. Finalmente ha abogado por “aparcar personalismos y establecer alianzas con las asociaciones de pacientes y con las otras profesiones sanitarias”.

Objetivo

La VI Convención de la Profesión Médica tiene por lema “Liderando la Profesión: comprometidos con la sociedad y los médicos”, y entre los temas de análisis y debate destacan la relación médico-paciente, la formación y acreditación de la formación en el marco europeo, el ejercicio de la Medicina Privada, la eutanasia y el suicidio asistido o la política de recursos humanos. También, cuestiones como el género y la profesión, o los desafíos de la comunicación en los Colegios de Médicos. Según explica de Javier Font, vicepresidente segundo de la OMC, el objetivo de la Convención es dar respuesta o analizar los principales retos que presenta actualmente nuestro sistema sanitario a través de ocho mesas redondas. Como resultado, las respuestas emitidas a las cuestiones planteadas serán evaluadas y analizadas en un documento que marcará las líneas estratégicas de la OMC para los próximos dos años y que servirá como documento de reflexión para los profesionales de las Administraciones sanitarias.