Cantabria incrementa las listas de espera y rompe su tendencia positiva


  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El Servicio Cántabro de Salud (SCS) rompió el año pasado, especialmente en el segundo semestre, la tendencia de mejoría en las listas de espera quirúrgica, tal y como informaba su directora gerente, Celia Gómez, en una rueda de prensa las causas son diversas. En concreto, Gómez aludía este aumento al efecto de los exámenes de la oferta pública de empleo en Sanidad, tras casi una década sin convocarse o episodios de conflictividad laboral, que imposibilitaron en torno a un millar de cirugías. Pese a ello, también considera que ha influido negativamente el incremento significativo de las reducciones de jornada en el conjunto de la plantilla del servicio de salud, la recuperación de días de libre disposición y días adicionales de permisos y vacaciones.

De esta forma, el Servicio Cántabro de Salud acabó el 2019 con un total de 10.570 personas pendientes de una intervención, un 22 por ciento más que al finalizar el ejercicio anterior, y con una demora media de cien días, un 15,62 por ciento más de tiempo.

Por especialidades, entre junio y diciembre la tendencia fue a la subida de todas las listas, menos en Cirugía cardiaca, donde bajó un 33 por ciento, y Traumatología, con una caída del 4 por ciento. Y tres concentran a más de siete de cada diez pacientes pendientes de una operación: Traumatología, con 3.330; Oftalmología, con 2.128 (la disciplina que más sube); y Cirugía general y digestivo, con 1.854, y la espera es de 116 días, 99 y 70, respectivamente.

Búsqueda de soluciones

Respecto a las soluciones que piensan implementarse ante esta subida, Celia Gómez ha argumentado que es más “difícil” rebajar la cifra de pacientes que entran en las listas quirúrgicas, debido al aumento de la población mayor y los avances médicos.

Sin embargo, el SCS se ha fijado como reto rebajar el tiempo de demora y que no haya esperas por encima de los seis meses al final de esta legislatura. Para ello, se espera mejorar el rendimiento quirúrgico en jornada de mañana y apoyar con programas especiales por las tardes, reorganizar los circuitos asistenciales y optimizar el tiempo de trabajo de los profesionales, establecer planes de apoyo a los servicios quirúrgicos hospitalarios adaptándolos a las particularidades de cada especialidad, e incorporar herramientas digitales que mejoren la programación quirúrgica.

En cuanto a la media, de cien días en la actualidad, la máxima responsable del SCS ha apostado por recuperar la tendencia anterior, esto es, bajarla a 70 u 80 días, que “sería lo razonable” además. En ese umbral (71,87 días) se sitúan las 450 cántabras que al cierre del año esperaban una intervención en Ginecología, tiempo por debajo del cual están las 25 jornadas de demora en cirugía torácica (con 24 pacientes) y las 56 de Cirugía cardiaca (con ocho pacientes).